Prevenir la mala circulación en las piernas


Como ocurre con el acné, la mala circulación sanguínea en las piernas es, además de un problema molesto, también algo que resulta antiestético, puesto que podemos percibir hinchazón, así como venitas rotas, varices, etc. Por ello, es aconsejable seguir unas pautas con las que conseguiremos que este problema tarde el mayor tiempo posible en venir, y no arrepentirnos cuando ya sea tarde.

Comenzar el día con una ducha, es algo muy habitual, y que será más favorable para ti si terminas con un chorrito de agua tibia, tirando a fría, y moviendo el grifo a modo de masaje en chorro. Es la mejor manera para comenzar con una sobredosis de energía que, además de espabilarte, regulará de inmediato el flujo sanguíneo.

Durante el día, acostúmbrate a cambiar de postura. Hay trabajos que requieren estar muchas horas sentada o, por lo contrario, todo el tiempo de pie; procura que tus piernas no estén siempre en la misma posición, pues se van “aletargando”. Del mismo modo, es muy importante que no abuses de pantalones excesivamente ceñidos, botas de caña muy alta y apretada, y tampoco de altos tacones.

En cuanto a cuidados alimenticios, habitúate a beber cerca de 2 litros de agua, actuará a modo de drenaje, puesto que te hará eliminar grasas mediante la orina, impidiendo la acumulación de nódulos. Del mismo modo, incluye alimentos antioxidantes, como tomates, zanahorias, pescado azul, algún fruto seco; todos ellos te ayudarán a que la sangre corra con mayor fluidez.

Al llegar a casa, es muy importante calzarse adecuadamente, ponte las zapatillas aunque utilices calzado cómodo por la calle. Del mismo modo, habitúate a ver la tele y/o leer con las piernas en alto, algo que también será bueno a la hora de dormir, y que mucha gente realiza poniendo cojines a los pies de la cama.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *