Cinco claves para tener una piel firme y tersa

piel-tersa
Con el paso de los años, la piel va perdiendo firmeza. Es un proceso que también se produce por el hecho de no proporcionarle a la dermis los suficientes cuidados. Es una situación a la que se puede poner solución, aunque siempre lo mejor es la prevención y cuidarse siempre. De todos modos, nunca es tarde para empezar y hay cinco claves fundamentales que puedes poner en práctica ya mismo para conseguir tener una piel firme y tersa o, al menos, que su pérdida no vaya a más.

Cosméticos

Para evitar el descolgamiento, se tiene que emplear cosmética que ayude a reparar y regenerar los tejidos. Entre los cosméticos más indicados, están los que contienen silicio, las algas marinas, minerales y antioxidantes, vitamina C, retinol, centella asiática y ácido hialurónico porque ayudan a activar la elastina y el colágeno.

A esta lista se pueden añadir otros cosméticos que contengan extractos de semilla de soja o trigo, que son ricos en vitamina E y tienen propiedades tensoras.

Movimiento

Además, es importante estar en movimiento. Para tener un cuerpo firme, hay que bajar la masa grasa y fortalecer el músculo. Lo ideal es hacer 45 minutos de ejercicio tres veces a la semana como nadar, correr o ir en bici, por ejemplo, combinándolo con tonificación como las sentadillas. Para el rostro, se puede optar por la gimnasia facial.

piel-tersa

Radiofrecuencia

También se puede recurrir a tratamientos. Entre los más indicados está la radiofrecuencia con la que se obtienen buenos resultados porque favorece la producción de colágeno, que ayuda a tensar la piel. Entre las últimas novedades en este tratamiento, está la radiofrecuencia bipolar, con dos puntas de electrodos, porque es más focalizada.

Otros tratamientos

Aparte de la radiofrecuencia, hay otros tratamientos que igualmente son efectivos como la mesoterapia con silicio, los hilos tensores, los ultrasonidos, las ondas de choque o la tecnología Indiba, que ayuda a la regeneración celular.

Protección solar

Y, sobre todo, no te olvides de protegerte siempre del sol, que es uno de los grandes enemigos de la piel porque sus rayos destruyen las fibras de colágeno, lo que acentúa la flacidez. Para tener la mejor protección en este sentido, hay que elegir los productos solares que contengan las siglas IR-A.

Artículos relacionados:

La última cosmética que llega para revitalizar la piel

Los mejores tratamientos para regenerar la piel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.