Baking, la técnica de maquillaje del momento

baking
En Maquilladas ya te hemos hablado del contouring y del strobing, dos de las técnicas de maquillaje del momento pero, ¿has oído hablar del baking? Pues bien, estate muy atenta porque hoy vamos a darte las claves de esta nueva técnica que, como las anteriores, ya era utilizada por los maquilladores profesionales, aunque no con este nombre.

¿Te gustaría descubrir qué es el baking y cómo llevarlo a cabo? ¡Pues estate muy atenta a lo que te contamos a continuación!

Los polvos traslúcidos, los protagonistas del baking

Aunque, como te acabamos de comentar, el baking no es una técnica nueva, en los últimos tiempo se ha hecho popular entre las chicas que no somos profesionales del maquillaje. Consiste en aplicar una buena capa de polvos traslúcidos ligeros en el contorno de ojos y en otras zonas donde queremos difuminar las arrugas y los poros abiertos, como la barbilla, los pómulos, el puente de la nariz y la frente.

Dejar actuar de unos 10 a unos 30 minutos

Esta capa de polvos traslúcidos hay que aplicarla tras la base y el corrector y debe dejarse actuar entre 10 y 30 minutos. Es este tipo de “cocción” es el que le ha dado nombre a la técnica, ya que “baking” en inglés es “hornear”. Durante este tiempo se consigue que el producto se funda en la piel, difuminando y rellenando las imperfecciones.

Los pasos finales

Tras dejar actuar el producto, tendrás que pasar una brocha por los polvos e integrarlos en el resto del maquillaje. Y para darle el toque final, nada mejor que aplicar unos polvos matificantes. Para que sepas mejor de qué estamos hablando, te recomendamos que le eches un vistazo al vídeo que la youtuber Heidi Homound ha publicado. Lo encontrarás sobre estas líenas. ¿Te animas a probar esta técnica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *