Verdades y mentiras sobre el acné

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El acné es una de las afecciones cutáneas más comunes no solamente entre los adolescentes sino también entre las mujeres maduras, esos antiestéticos granitos y espinillas que cubren el rostro dejando rastro tanto en el momento de su aparición como en el futuro, cuando se convertirán en manchas y cicatrices.

Que es característico de las pieles grasas, que aparece con algunos alimentos, que el sol lo elimina… Lo cierto es que creemos saber mucho acerca de esta afección, pero en realidad lo que muchos damos como conocimiento científico no son más que mitos que cualquier experto podría ayudar a desmentir.

¿Quieres conocerlos? A continuación te desvelamos algunos de los más comunes.

Alimentos que lo provocan: Toda la vida te han dicho que el chocolate y las patatas fritas son grandes enemigos para el acné, aunque lo cierto es que su consumo no tiene por qué estar vinculado. Cada persona es distinta y por eso sencillamente debes detectar cuáles son los que más te afectan en tu caso concreto (mucho azúcar y grasa no son favorables).

– La leche provoca acné: No es que lo provoque, pero el yodo que contiene sí que puede empeorar el problema.

– Problema de la adolescencia: Como decíamos antes el acné no solamente un problema durante la pubertad, sino que puede afectar en cualquier edad. No esperes a que desaparezcan por arte de magia y acude a tu dermatólogo a solicitar un tratamiento.

Explotar los granos: Es todo lo contrario a una solución, pues tanto el mismo poro como los de alrededor se infectan a causa de la pus y las bacterias que les has trasladado con tu uñas.

Lavar la cara continuamente: Esta práctica tradicional es excesiva, aunque sí que puedes limpiarla dos o tres veces al día con agua y jabón neutro para eliminar la grasa sobre el cutis.

Sol y acné: Broncearte no elimina el problema pero sí que ayuda a mejorarlo, y es que sirve para ocultar las marcas y el acné de la piel además de eliminar parte de la grasa de la piel. El artificial no posee las mismas propiedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *