Todo lo que debes saber para acabar con las manchas en la piel

manchas-piel
Las manchas, junto con las arrugas, son uno de los principales problemas que más preocupan a las personas. Y no es para menos porque en muchas ocasiones se tardan en eliminar y no siempre se van a pesar de probar un tratamiento tras otro. Sin embargo, sí es posible acabar con ellas. Solo hay que elegir los productos más idóneos y conocer el tipo de mancha que se tiene, entre otras claves que aquí te contamos.

Manchas y tratamientos

Como hemos comentado, la clave del éxito para acabar con las manchas radica, en primer lugar, en saber qué tipo de mancha se tiene para poder aplicar el tratamiento más adecuado.

Por ejemplo, el lentigo solar –aparece por la sobreexposición solar-, se puede eliminar con láser, mientras que las manchas hormonales o melasma precisan de un buen protocolo de dermocosmética para mejorar, siendo además necesario mantenerlo a largo plazo.

Otro tipo de mancha es el melasma, pero en este caso con componente vascular, que puede eliminarse o, al menos, mejorar con la luz pulsada intensa.

manchas-piel

Cremas

Si tienes manchas o bien has tenido que eliminarlas, seguro que has probado alguna crema. Son productos que también permiten acabar con ellas, pero siempre que se elija bien el tipo de crema a aplicar en función de la mancha.

De todos modos, hay que tener claro que, en estos casos, se necesita ser constante y tiempo porque los resultados no se suelen notar a corto plazo, aunque todo depende de la mancha.

Dentro de las cremas, entre las más recomendadas están las antioxidantes que contienen vitamina C porque ayudan a prevenir y mejorar las manchas faciales, aparte de iluminar la dermis.

También tiene efecto despigmentante la niacinamida o vitamina B3, así como el ácido tranexámico, que está especialmente indicado para aquellas manchas hormonales y con pigmentación postinflamatoria.

Otra alternativa es el ácido azeláico. Como los anteriores, tiene acción despigmentante, aparte de antiinflamatoria, por lo que es más idóneo para aquellas manchas faciales secundarias que aparecen, por ejemplo, tras las lesiones del acné.

Artículos relacionados:

Cuidados clave para una piel sin arrugas marcadas, manchas y granitos

Manchas en la piel: combátelas con perejil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.