Shakira vuelve a lucir melena en la Cumbre de las Américas


Pensar en Shakira es imaginar una larga melena moviéndose al ritmo de sus caderas. Rubia desde hace un montón de años, siempre luciendo algo de raíz, y a veces lisa y otras veces rizada, mi artista favorita parecía vivir un eterno romance con esa imagen que la había acompañado desde los inicios de su carrera a nivel mundial. Y digo “parecía” porque poco antes de la pasada Navidad, la colombiana nos sorprendía a todos con un cambio de look radical.

Para mi sorpresa y la de muchos de sus fans, Shakira se apuntaba también a la moda del long bob, el corte de pelo de mayor tendencia de esta temporada y al que ya se han sumado numerosas famosas, entre ellas Anne Igartiburu. A pesar de mostrarse en un principio con su melenita corta y lisa, la novia de Piqué logró un estilo totalmente moderno y actualizado en las ocasiones en las que se decantó por mostrar su pelo ligeramente ondulado, con raya a un lado y algo de montañita en la frente.

Pues bien, cuando ya nos estábamos acostumbrando a verla con esta nueva imagen, Shakira vuelve a sorprender luciendo, nuevamente, nuevo look. Se acaba de celebrar la Cumbre de las Américas y esta ha sido una oportunidad en la que hemos podido ver a la cantante participando de su consabida dedicación a las buenas causas y también cantando el himno de su país, Colombia (del que por cierto se olvido la letra). En ambas ocasiones llamó la atención el hecho de que su melena vuelva a ser de una longitud considerable.

Esta nueva imagen de Shakira ha disparado rumores sobre si se trata de una peluca o simplemente unas extensiones. Lo que sí queda de manifiesto es que no es su pelo natural ni por el tiempo que ha transcurrido desde que se lo cortó hasta el día de hoy, ni por la textura artificial que en algunos tramos presenta. Sea como fuere, después del impacto inicial, yo ya me había acostumbrado a verla de pelo corto, pero los últimos avances en accesorios de peluquería nos vuelven a demostrar que meter tijera ya no es algo que deba darnos miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *