Mango y belleza


Ayer te hablamos de una planta con muchas propiedades y muy usada en cosmética, el hamamelis. Hoy queremos seguir hablándote de productos naturales, aunque en esta ocasión se trata de una fruta: el mango. Mucho más apetecible, ¿verdad?

Además de ser una fruta exquisita, el mango tiene excelentes propiedades cosméticas que te ayudarán a mantener la piel tersa y suave. Si lo consumes regularmente, hará que tu piel esté más radiante, ya que sus componentes nutricionales son eficaces para la reducción de los poros tapados.

El mango representa una gran fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, con muchos beneficios para la salud de la piel. Esta fruta es una rica fuente de beta caroteno, un poderoso antioxidante que, como tal, tiene efectos rejuvenecedores. Además, el hígado transforma este nutriente en vitamina A, por lo que se prescribe muy a menudo como un tratamiento tópico para el acné. Por si fuera poco, los compuestos fenólicos contenidos en él promueven la salud de la piel y el cabello.


Además de comértelo, puedes coger un mango que no esté maduro, cortarlo por la mitad y frotarte con la parte interna en la ducha. Te dará un toque resplandeciente. Por otro lado, tomándotelo naturalmente notarás los resultados en el bronceado y te darás cuenta de que la dermis se hidrata mucho más.

Por último, si ves que esta fruta no te hace del todo tilín, puedes comértela mezclada con un yogurt y un poco de leche. Aunque no te lo creas, se trata de un excelente remedio para prevenir la caída del pelo. Además, tiene propiedades para eliminar desde dentro las impurezas de la piel.

¿Te animas ahora a comer más mango?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *