Lipofilling para aumentar el pecho


Los avances en el mundo de la medicina estética no dejan de traernos agradables sorpresas para que podamos estar más a gusto con nuestro cuerpo sin necesidad de someternos a peligrosos tratamientos de cirugía.

Una de las últimas novedades es el lipofilling, una microcirugía que permite aumentar el volumen del pecho sin necesidad de introducir implantes mamarios.

Esta técnica consiste en aumentar el pecho a la vez que reducimos volumen de otras zonas gracias a una liposucción, y es que el tratamiento se lleva a cabo gracias a la propia grasa corporal de la paciente. Ésta decidirá el lugar del cuerpo (nalgas, estómago, caderas, tobillos, etc.) de donde extraerla, consiguiendo así un perfecto 2 en 1.

Ésta será posteriormente tratada para extraer las células intactas para garantizar la calidad. La grasa ya purificada se inyecta en pequeñas bolitas microscópicas en el pecho para rellenarlo.

El lipofilling es un tratamiento rápido (en una o dos sesiones estará listo), indoloro y sin efectos secundarios ya que ha sido realizado con la sustancia propia de la persona, que se regenera y adapta al nuevo entorno. A diferencia de la operación mamaria tradicional, la recuperación es bastante rápida.

A nivel visual es también perfecto, y es que conseguirás más volumen de una forma muy natural, con tu tacto real, sin cicatrices ni marcas en el pecho y con unos resultados duraderos.

No obstante, no todo podían ser ventajas: Entre las cosas negativas del lipofilling podrían mencionarse el hecho de que con este tratamiento sólo podrás conseguir una talla más de sujetador y, además su elevado coste de unos 4.000€.

Por último, debes pensar que a pesar de todo no deja de tratarse de un tratamiento quirúrgico y que por tanto precisará el seguimiento de unos hábitos postoperatorios, entre los que se encuentran no realizar ejercicio y evitar la exposición al sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *