Cómo conseguir un pecho más firme


Todavía estamos un poco lejos de la operación bikini, pero las prendas para la temporada que entra ya comienzan a ser más ligeritas y escotadas y, para ser bien lucidas, requieren que nuestro pecho esté tan a tono como en pleno verano.

Conseguirlo no es fácil, y es que requiere un buen esfuerzo y dedicación por tu parte: masajes, productos, hábitos y ejercicios específicos serán fundamentales para lograrlo.

Lucir un busto terso no es solo cuestión de haber sido genéticamente afortunada, pues de hecho son muchas las cosas que pueden influir en que se encuentre con un mayor o menor estado de firmeza.


Estas son algunas de las bases que debes tomar en consideración:

Cuidados diarios: Son fundamentales, especialmente cuando el paso de los años comienza a notarse en el pecho. Debes nutrir cada día la zona de senos y escote con una crema hidratante o bien utilizar productos específicos para conseguir firmeza, colocarles de vez en cuando compresas mojadas en agua fría (o utilizar agua fría en la ducha) o realizar tratamientos reafirmantes intensivos de forma mensual.

Productos: El mundo de la cosmética está perfectamente preparado para echarte una mano, y es que además de las tradicionales hidratantes ofrece productos reafirmantes y estimulantes específicos que aportan elastina, colágeno, vitaminas y extractos tonificantes, por ejemplo. También encontrarás algunas mascarillas caseras que aseguran tener magníficos efectos sobre el pecho.

– Ejercicios
: La natación es un buen deporte para mantener el pecho erguido, aunque cualquier otro que fortalezca los pectorales también será adecuado. En casa también puedes hacer series de ejercicios básicos como hacer girar las manos en círculos con los brazos cruzados o elevar los brazos a la altura de los codos y apretar una mano contra otra, por ejemplo.

Hábitos: Debes procurar mantener buenas posturas con la espalda recta y la cabeza alta y evitar las dietas rápidas, los baños de agua caliente, dormir boca abajo o la exposición solar de la zona, que deteriora las fibras elásticas de la piel. También es importante que utilices el sujetador todos los días.

Comienza a adaptar todo lo anterior a tus rutinas diarias y seguro que a la larga notas el cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *