Las denominaciones más comunes de los cosméticos actuales


En los últimos tiempos, la cosmética ha evolucionado de manera espectacular. Nuevas fórmulas que te ofrecen productos casi personalizados para atender cada parte de tu cuerpo y cubrir todas tus necesidades. Al mismo tiempo, las marcas actuales destacan en su publicidad y embalaje ciertas denominaciones que hacen más atractivo el producto, a la vez que trata de dar una información sobre el mismo que puede resultar de interés.

Hoy hablaremos de algunas de esas nominaciones más comunes para que te vayas familiarizando con ellas a la hora de adquirir cosméticos. Una de las que más de moda se ha puesto es la cosmética “bio”, y son muchas las dudas que pueden aparecer en torno a ella. Si quieres tener la garantía de que estás comprando un producto ecológico, busca los sellos “Ecocert” y “Cosmobio”, que te garantizarán que su formulación ha seguido unas normas de seguridad.

Otra lectura que aparece mucho últimamente es la que indica que la fórmula no contiene parabenes. Es un conservante que llevan la mayoría de los cosméticos y que ha cogido fama de producir una fuerte acción estrogénica. Esta interferencia sería siempre de carácter leve y, según estudios científicos, se podría comparar con la toma de un té verde. Exceptuando aquellas personas que no los toleran, sería necesario utilizar un cosmético 103 veces al día para que los parabenos fueran perjudiciales.

La etiqueta sin sulfatos es ahora mismo una de las más utilizadas en la venta de champús. Su uso puede restar brillo al cabello, pero no por ello es un ingrediente dañino ni perjudicial. Puede ser molesto en los casos de cuero cabelludo sensible, ya que actúa como un detergente que puede provocar irritación. Más allá de esos efectos (y la pérdida de color en casos de cabellos teñidos), no es un ingrediente peligroso.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *