Uso del iluminador por zonas


El iluminador es uno de esos grandes aliados de la cosmética que consiguen proporcionarnos un rostro más vivo y saludable además de darnos la posibilidad de disimular o embellecer algunos de nuestros rasgos.

Teniendo en cuenta esto último, es lógico que existan mil y una aplicaciones distintas para conseguir cada uno de nuestros objetivos. Si andas un poco perdida en el tema atiende, porque a continuación te dejamos un pequeño resumen acerca de los efectos positivos del iluminador en cada zona.

¿Qué efecto quieres conseguir? Echa un vistazo a este resumen de relación zona-efecto y determina qué es lo que debes poner en práctica.

Frente: su posición en la zona más alta del rostro hace que sea capaz de iluminar todo el rosto, aunque sin duda alzará especialmente la mirada.

Arco de las cejas: aplicándolo en la zona inferior de las cejas conseguirás que tus ojos se vean más grandes y que tu mirada luzca más viva y llamativa.

Párpado fijo: servirá para neutralizar las sombras que producen las pestañas inferiores.

Pómulos: aplicar el iluminador en su zona más elevada y voluminosa conseguirá afinar el rostro prominentes focalizando la luz en ellos. No obstante, debes evitar utilizarlos en el caso de que tengas unos pómulos demasiado prominentes.

Lagrimal: en esta zona conseguirá un efecto óptico que separará tus ojos y además disimulará los ojos demasiado hundidos. Evidentemente, debes evitar utilizarlo aquí si tus ojos están muy separados o si son un poco ‘saltones’.

Nariz: aplicado sobre las aletas sirve para reducir la anchura de la nariz y afinar sus rasgos.

¿No tienes iluminador? Infórmate acerca de cuál es el mejor de ellos según tus características antes de comprarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *