Tratamiento facial y corporal con polvo de diamante, un imprescindible antes de los Oscar


Está a punto de celebrarse una nueva edición de los premios Oscar, los más prestigiosos del cine a nivel mundial. Y como viene siendo habitual, la alfombra roja es uno de los momentos de mayor expectación, ya que por ella desfilan numerosas celebrities luciendo palmito. Todas ellas saben que se va a analizar al milímetro cada detalle de su aspecto, y por ello quieren mostrar su mejor imagen.

Para conseguirlo, se someten a diversos tratamientos de belleza exclusivos, entre los cuales destaca Diamond Sublime, que se ha convertido en todo un imprescindible en Hollywood. Un innovador sistema que ofrece la firma española de spas Narura Bissé, y que cada año se traslada al prestigioso hotel Beverly Wilshire de Los Angeles para tratar personalmente a las estrellas de cine que lo demandan.

El tratamiento


El tratamiento con polvo de diamante se realiza en un espacio aislado de todo tipo de partículas contaminantes, una gran estancia que es como una burbuja en la que se respira un 99´9% de aire puro. Su duración aproximada es de 2 horas y media, ya que consta de 4 partes bien diferenciadas que se llevan a cabo con total relax y precisión. El primer paso es un ritual de limpieza exclusivo inspirado en técnicas orientales, que culmina con una exfoliación de gran profundidad que renueva por completo la piel y la prepara para recibir mejor los tratamientos posteriores.

Masajes y mascarilla


A continuación tiene lugar un excelente combinado de 4 tipos de masajes diferentes, basados en la armonización de chakras, a los cuales les sigue la aplicación del polvo de diamante a través de un barro luminoso. Por último, y ya a nivel facial, se utiliza una innovadora mascarilla con tecnología LED que aporta luminosidad extra al rostro, minimiza arrugas, y mantiene la flexibilidad de la piel.

2 comentarios

  1. ¡Qué suerte tienen las celebrities! Ya quisiera yo hacerme un tratamiento de estos, que seguro que te deja la piel como el culito de un bebé. ¡Con razón luego están tan espectaculares! Mirándolo así, más mérito tenemos el resto de las mortales, que con poquita cosa nos apañamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *