Soluciones para las bolsas de ojos


El cansancio, el estrés, la falta de horas de sueño o tus propias características físicas pueden ser solamente algunas de las causas de que aparezcan en tu rostro esas antiestéticas bolsas de ojos que te hacen un lucir un rostro cansado, apagado y nada saludable.

En realidad, las bolsas de ojos no son más que la hinchazón de la zona inferior del contorno de ojos, exactamente en la misma zona donde también aparecen las ojeras.

Si este es uno de los problemas estéticos que más te preocupan atiende, porque a continuación te dejamos remedios y soluciones para todos los bolsillos.

La solución se encuentra básicamente en una de las siguientes opciones:

Remedios caseros

Son muchas las mascarillas caseras recomendadas para evitar las bolsas, todas ellas con un poder descongestionante natural que reduce la apariencia de las mismas en tu rostro: las mascarillas a base de pepino (sí, las de las rodajas sobre los ojos) y las infusiones de manzanilla son las más tradicionales.

A nivel casero también puedes colocarte una o dos veces al día uno de esos antifaces relajantes fríos que se guardan en la nevera, pues el frío servirá para activar la circulación y desinflamar la zona.

Productos cosméticos

Es a lo que más recurrimos las mujeres, cremas y lociones con fórmulas pensadas para solucionar este problema tan específico y preparadas para ser aplicadas de un modo rápido y con buenos resultados. Estas cremas acostumbran a ser algo caras, por lo que lo mejor es combinarlas con alguno de los remedios caseros anteriores para maximizar el efecto.

Tratamientos estéticos

Los tratamientos de cirugía son cada vez más demandados como solución a las bolsas de ojos: la blefaroplastia es la más importante y consiste en hacer una especie de liposucción y después un lifting sobre la zona para dejarlo liso y mucho más joven y saludable a nivel visual.

No obstante, como se suele decir ‘más vale prevenir que curar’… Si quieres no tener que llegar a este último extremo combina las dos primeras opciones con buenos hábitos de sueño, una vida más sana donde no falte el deporte y una buena alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *