Reafirmar el cuerpo con ondas rusas


El paso del tiempo se refleja en nuestro rostro en forma de arrugas, pero también en nuestro cuerpo a modo de flacidez. Esa pérdida de tonicidad es algo por lo que todas pasamos, independientemente de nuestro peso y estilo de vida, aunque está claro que una correcta alimentación y algo de ejercicio minimizan y retrasan su aparición. Del mismo modo, los cúmulos de grasa que se muestran a modo de celulitis, también contribuyen a un aspecto más flácido de la piel.

Para combatir este problema, son varios los tratamientos que existen en la actualidad, siendo unos de paso obligado por el quirófano, y otros no. De estos últimos hablaremos, concretamente de un método que está dando muy buenos resultados y que cada vez cuenta ya con más adeptas: las ondas rusas.

El tratamiento

Las ondas rusas es un tratamiento que consiste en estimular los músculos por vía externa. Esto se logra mediante una electro estimulación que va dirigida directamente a las terminaciones nerviosas neuromusculares, de modo que los músculos se contraen al ritmo adecuado para recuperar la firmeza y desarrollarse convenientemente. Este aumento de masa muscular será muy beneficioso para modelar el contorno del cuerpo, incluso en zonas tan notables como las caderas, popularmente conocidas como cartucheras.

Otros beneficios

Además de ayudarte a recuperar la firmeza y la tonicidad de manera visible, las ondas rusas también favorecen el sistema circulatorio venoso, por lo que la zona tratada recibirá un aporte extra de oxígeno que eliminará toxinas y retención de líquidos, lo que afectará directamente a la celulitis, que terminará por desaparecer. En cuanto a la duración del tratamiento, se estima que son necesarias en torno a 10 sesiones, aunque siempre es conveniente valorar las características específicas de cada individuo. En algunas clínicas, este tratamiento lo completan con un drenaje intenso a través de presoterapia.

2 comentarios

  1. Realmente con seguir una adecuada alimentación y hacer ejercicio físico o practicar algún deporte de forma periódica es más que suficiente para mantener el cuerpo en forma y que no haya flacidez porque, si no se siguen estas pautas, cualquier tratamiento que se realice reduce notablemente el resultado y al poco tiempo vuelve a aparecer de nuevo el problema.

  2. Hola, Eva: efectivamente, tal y como digo en el post, una correcta alimentación y algo de ejercicio minimizan y retrasan la aparición de la flacidez y la celulitis. No obstante, esto no es suficiente para todo el mundo, ya que no podemos olvidarnos de que hay muchas personas que siguen una rutina a rajatabla y que, aún así, por su propia constitución, tienden a retener líquidos en zonas muy localizadas, por lo que estos tratamientos son de gran ayuda para quienes se los pueden permitir. Eso sí, totalmente de acuerdo contigo en que si luego no hay un mantenimiento, habrá sido en balde. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *