Proteger al cabello del tinte


A todas nos encantaría tener siempre un cabello perfecto, pero esto no resulta nada fácil si no tenemos en cuenta su cuidado diario. Sabemos que el cabello puede estropearse por diferentes causas como el uso del secador, pero también puede hacerlo por el uso de algunos productos como champús, geles o tintes.

Teñirte el cabello es una de las cosas que posiblemente más lo dañará, por lo que como mínimo debes seguir unas reglas para perjudicarle al mínimo.

Para empezar, cuando compres el tinte no vayas a fijarte solamente en el color, la marca o el precio, sino también en las propiedades del producto; debes elegir aquellos con menos ingredientes dañinos como el alcohol.

Si es la primera vez que lo haces o vas a probar una nueva marca, es recomendable hacer una prueba previa sobre una pequeña superficie del brazo para asegurarte de que no causará ninguna reacción adversa sobre tu delicado cuero cabelludo.

Una vez vayas a ponerte manos a la obra, cubre tu cabello con un producto protector que proteja las fibras capilares de la acción directa de los químicos.

Sigue los pasos de las indicaciones uno tras otro, aplicando en cada momento el producto pertinente que vendrá en la caja junto al tinte. Tras ello, sella la cutícula del pelo con una ampolla reestructurante que hará que el color no se vaya fácilmente con los lavados o retoques posteriores.

Para tu lavado diario utiliza un champú reactivador de tono para cabellos teñidos (que no tenga demasiado sulfato de sodio para evitar mucha espuma) y una mascarilla hidratante que nutra tu cabello. De este modo tu pelo se mantendrá perfecto durante más tiempo, con una apariencia sana y brillante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *