Mitos de la depilación láser

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El desconocimiento y las falsas creencias populares son una de las causas por las que muchas mujeres todavía no se han atrevido a acabar de forma definitiva con la pesada tarea de la depilación gracias a la depilación láser.

Si quieres informarte un poco mejor acerca de las verdades y mentiras de este tratamiento presta atención a lo que te contamos, ¡seguro que te sirve como un empujoncito definitivo!

– El vello claro es más difícil de eliminar: Es cierto, pues tiene menos concentración de melanina que es precisamente el objetivo del láser. No obstante, esto para nada significa que el láser no sea efectivo en estos casos.

– El vello debe haber crecido: Cierto. No es aconsejable depilarse con cera o pinzas (sí con cuchilla) unos 10 o 15 días antes del láser, pues arrancan el vello de raíz dificultando que tengamos un tallo suficiente como para conducir la energía del laser.


– No es aplicable a todo el cuerpo: No es cierto, pues puedes realizarla desde el mentón hasta las orejas pasando por las areolas o zonas más comunes como piernas o axilas, por ejemplo.

– No puedes realizarla en verano: Puedes comenzar un tratamiento de depilación con láser durante todo el año, si bien es cierto que exponerse al sol tras una sesión puede dejar manchas sobre la piel. Aún así, si tomas el sol con seguridad (quince días después de la sesión, protección muy alta, no horas puntas, etc.) o si la depilación se ha llevado a cabo en zonas cubiertas del cuerpo (axilas) minimizarías el problema. Lo mejor es realizar este tipo de depilación con la piel no bronceada.

– Causa dolor: Más que dolor podría decirse molestia, que es compensada con un aire calmante a -10º.

– El vello vuelve a salir: Puede ocurrir en algunas ocasiones, aunque no es lo más habitual. Si aparece de nuevo, lo hará en muchísima menor cantidad, más fino y sin apenas fuerza.

– Con 4 sesiones basta: No es cierto, pues las características de la piel y del vello (color y grosor) de cada persona pueden ser muy distintas y por tanto variar la duración del proceso.

Ahora que hemos aclarado algunas de tus dudas, ¿te animas a olvidarte de la depilación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *