Maquillarse según el color del cabello

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Maquillarse es todo un arte del que parece que nunca acabaremos de conocer todos los secretos, y es que a la hora de escoger y utilizar nuestros cosméticos debemos estar siempre pendientes de nuestras características propias si queremos buenos resultados.

Ya hemos visto algunos consejos para maquillarte según tu tono de piel o según las formas de la cara, por ejemplo, y hoy vamos a contarte los secretos del maquillaje según el tono de tu cabello.

Cada color tiene unas particularidades que hace que las rubias, las morenas, las castañas y las pelirrojas se vean favorecidas por colores distintos. Si quieres conocer un poco mejor cuáles son las tendencias generales echa un vistazo a lo que te contamos.

Rubias: El pelo rubio suele hacer que los rostros se vean más pálidos de lo que son en realidad, por lo que el objetivo del maquillaje debe ser dar un poco de vida al rostro. Por eso, aunque las bases deben ser del mismo tono de la piel para no resultar artificiales, no está de más que utilices algunos polvos bronceadores que aporten color y calidez al rostro. Cuidado con las sombras de ojos negras, pues pueden no sentar bien a todas las chicas de cabello rubio.


Castañas: Este color de pelo es el que admite más variedad de tonos en los ojos y los labios siempre y cuando se respete el color de la piel con una base de maquillaje similar. No obstante, los tonos arenosos y marrones suelen sentar fenomenal tanto a las castañas de tez blanca como a las más bronceadas.


Morenas: Los colores brillantes suelen favorecer a estas mujeres, especialmente en las gamas más cálidas y naturales (terracotas, marrones, naranjas, etc.) que ayudan a realzar el color del cabello. A las morenas también les suelen favorecer los delineados de ojos con perfiladores negros tanto en la línea superior de las pestañas como en la inferior.


Pelirrojas: Deben utilizar unas bases muy claras y naturales, siempre respetando el color claro que suele caracterizar a su piel y otorgando el protagonismo más bien a su característica melena. Esto no quiere decir que no puedas dar toques de color con tonos cálidos similares a tu cabello o otros que destaquen más como los morados, por ejemplo, para los ojos.

Eso sí, recuerda que existen otros factores como el propio color de tu piel, de tus ojos o las formas de tu rostro que condicionarán también en gran medida los colores y técnicas que más te favorecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *