Maquillaje en tonos rosas


El rosa es el color por excelencia de la feminidad, la dulzura y el romanticismo y, por tanto, un tono ideal para protagonizar nuestro maquillaje. Sí, porque además de todo lo anterior lucir este coqueto color en la piel parece un equivalente a lucir un aspecto más saludable

¿Te gustaría aprender a maquillarte con este color sin caer en excesos? En Maquilladas te echamos una mano con ello, así que toma nota y prueba desde hoy mismo con este look tan dulce.

Prácticamente todos los tonos de la gama de los rosas son ideales para lucir a diario, pues si escoges las gamas más suaves evitando estridencias conseguirás maquillarte de una forma bastante natural sin renunciar a la sofisticación. En este sentido, nuestro consejo es que reserves los colores más intensos para tus momentos de ocio o tus salidas en pareja o con amigos.

Para empezar debes cubrir tu rostro con tu base de maquillaje habitual (siempre adaptada a tu tono de piel) y disimular con corrector las imperfecciones como ojeras, granitos y zonas oscuras para conseguir una piel lisa y perfecta. Sobre esta base ya puedes aplicar un rubor rosado del tono que prefieras, aunque los rosas algo más intensos ayudarán a dar más vida y color a todo tu rostro proporcionándole también un toque saludable y natural (también puedes aplicarlo al final del maquillaje).


Para la mirada te recomendamos jugar con dos o tres sombras utilizando para todo el párpado los rosas más claritos cercanos al blanco, un tono medio en el párpado móvil y hasta otro más intenso para combinar con el anterior si la ocasión requiere algo más de glamour. Para rematar tu romántica mirada no olvides trazar una línea de eye liner sobre las pestañas superiores y aplicar también una buena capa de rimmel (incluso dos).

En cuanto a los labios, la gama de este color es casi infinita en el mercado. Desde Maquilladas te recomendamos utilizar los tonos rosados cercanos al nude o los de tipo rosa pastel para diario y dar añadir fuerza al maquillaje cuando se requiera gracias a colores más potentes como los fluorescentes o los rosados rojizos, granatosos o morados.

Las texturas también pueden variar en función de la ocasión, y es que los mate más senillos resultarán menos llamativos que los acabados brillantes de ciertas barras de labios y gloss.

El maquillaje en tonos rosados acostumbra a favorecer más a las mujeres de piel clara, aunque este no es motivo suficiente como para que las morenas tengan que dejarlo de lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *