Los colores de los correctores: ¿Cuándo utilizar cada uno?


Ocultar las imperfecciones de la piel es una de las grandes posibilidades que nos ofrece el maquillaje. Precisamente para esto hay un cosmético que te ayudará a disimular todo tipo de imperfecciones: el corrector de maquillaje.

Sin embargo, existen muchos tipos distintos de correctores que trabajan específicamente en imperfecciones de la piel en función de las necesidades concretas de cada persona. Si quieres saber cuál es el más adecuado para ti atiende, ¡puede ser la solución a muchos de tus problemas!

El corrector de color carne se utiliza una vez has acabado de maquillarte para corregir las imperfecciones no pasan inadvertidas ni siquiera tras la aplicación del resto de productos de maquillaje. Básicamente, corrige algunos detalles de última hora.

Si quieres ocultar granos, venas demasiado visibles o cicatrices debes aplicar corrector de color verde antes de maquillarte y luego cubrirlo con tu fondo de maquillaje, ¡verás cómo prácticamente no se aprecian!

En cuanto a las manchitas de la piel, deberás tener en cuenta su color para determinar el que mejor funcionará sobre ellas: si las manchas son más bien anaranjadas deberás aplicar un corrector de tono azul, mientras que para las manchas amarillas lo mejor es camuflarlas con el corrector lila.

Las ojeras son un gran problema para la mayoría de mujeres y de hombres; para ocultarlas lo mejor es aplicar el corrector naranja si las ojeras son bastante azuladas y el amarillo si tus ojeras tienen un tono lila. El corrector amarillo también es recomendable para los puntos negros y los morados.

El corrector blanco, por su parte, servirá para disimular las rojeces y dar un poco más de vida al rostro.

Pásate por una perfumería que cuente con algún especialista y pregunta sin compromiso para acabar de convencerte, ¡seguro que conseguirás buenísimos resultados!

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *