Eliminar la caspa


Desagradable, incómoda y completamente antiestética, la caspa es una de las peores pesadillas de cualquier mujer.

Esas pequeñas pintitas blancas que alguna vez caen de tu cabello sobre tu ropa son en realidad células muertas, partículas blancas o amarillentas que aparecen en el cuero cabelludo o el cabello.

Aunque pueden ser muy variables, las causas de aparición de la caspa suelen ser la proliferación de microorganismos (bacterias), los cambios hormonales y otros factores externos como la contaminación, el uso de algunos productos para el cabello así como de medicamentos y los cambios de estación, el estrés o el cansancio.

Existen básicamente dos tipos de caspa: La caspa seca se reconoce por la presencia de escamas finas, mientras que la grasa es producto de un evidente exceso de producción sebácea.

Tranquila, porque si te encuentras sufriendo este problema en Maquilladas vamos a echarte una mano con el asunto:

Productos
Visita a tu especialista y deja que sea él quien te recomiende los productos que mejor te pueden ir en función de tu problema concreto.

Recetas naturales

Los siguientes son algunos fáciles trucos caseros:

Cerveza: Enjuaga tu cabeza con cerveza con el fin de aprovechar las propiedades anticaspa del lúpulo. Acláralo después.

– El vinagre de manzana es también un buen recurso: Utilízalo tras el lavado del cabello y acaba enjuagando con agua templada.

– Se dice que exprimir un limón en el champú también es un truco de gran utilidad.

Buenos hábitos

Si quieres eliminar o mantener tu cabello sin caspa no olvides seguir los siguientes hábitos:

Lava el cabello de forma habitual con champús con pocos ingredientes químicos y que a poder ser incluyan selenio o zinc.

– Utiliza cepillos suaves de cerdas naturales para peinar tu cabello.

– No abuses de los geles y productos químicos que lo dañarán así como tampoco del secador, pues su calor no es precisamente beneficioso para evitar la caspa.

– Procura evitar el estrés en tu vida, realiza actividades de relax y duerme las horas necesarias. Acompaña todo esto con una dieta saludable, ¡realmente influye en el problema!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *