El iluminador en polvo en el maquillaje


Desde hace unos años, la palabra “iluminador” empezó a estar presente en todas las conversaciones que tenían como tema principal el maquillaje. A partir de ese momento, fueron naciendo nuevos artículos con el fin de iluminar el rostro y que, quizá erróneamente, tomaron el mismo nombre. Esto hace que en algunas ocasiones cuando recomendamos utilizar iluminador, haya quien dude de a cuál de ellos nos referíamos exactamente.

Hace unos días hablaba del iluminador líquido, que es un producto muy similar al clásico corrector pero que también contribuye a mejorar el efecto buena cara. Esto es porque no sólo cubre imperfecciones, sino que permite que la luz se refleje sutilmente en él, a pesar de cubrirlo posteriormente con maquillaje. Este producto se aplica cuando empezamos a maquillarnos, todo lo contrario al iluminador en polvo, que es del que hablaremos hoy.

El iluminador en polvo sí que es uno de los productos de maquillaje de nueva generación. Es todo un descubrimiento para que podamos mostrar siempre un rostro perfectamente iluminado y con aspecto fresco a lo largo del día. Es el aliado perfecto para cualquier estilo de maquillaje, pero especialmente para ser utilizado por aquellas mujeres a las que les gusta lucir una imagen natural y que no desvían la atención con sombras de ojos muy coloristas ni con barras de labios en tonos fuertes.

Ahora tienes la posibilidad de ir “prácticamente sin maquillar” pero evitando que tu cutis muestre signos de cansancio y opacidad. Para ello, debes empezar siempre por hidratar bien la piel, algo fundamental para que el rostro permanezca hidratado, no te notes tirante, y que además facilite la aplicación del maquillaje. Una vez hayas aplicado la base y lo que consideres oportuno para ojos y labios, procede a subir un poco el tono con algo de colorete.

Cuando hayas terminado del todo, coge una brocha gorda y aplica el iluminador en polvo por la frente, los laterales de la nariz y un último brochazo por todo el centro de la cara. Verás cómo logras un cutis resplandeciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *