El iluminador líquido en el maquillaje


En los últimos años son varios los productos nuevos que se han venido incorporando al kit de maquillaje. En concreto, para lograr un mejor efecto y apariencia de la piel, ahora no se usa solamente la típica base de color. Primero se incorporaron los correctores, cuyo éxito llevó a fabricarlos en distintas texturas, formatos y colores, incluido el verde para rojeces y venitas. Después nació el iluminador, que además de corregir imperfecciones, también se encarga de aportar luz a tu rostro, como su propio nombre indica.

Existen diferentes tipos de iluminador y en el caso de hoy hablaremos de todas las posibilidades que te ofrece el correcto uso del iluminador líquido. Este producto se vende, por lo general, en 2 formatos: tintero o rotulador. En ambos casos viene provisto de un cómodo aplicador que te ayudará a no excederte en la cantidad que usarás en cada aplicación. También están disponibles en varios tonos, pero ninguno de ellos es demasiado alto, pues perdería su esencia y se acercaría más al efecto de un corrector.

Su uso es muy variado y puede ayudarte a mejorar notablemente el aspecto de tu rostro si lo usas correctamente. Para borrar signos de cansancio deberás aplicarlo en las zonas de sombra de la cara: bajo el ojo y el labio inferior. Para iluminar la tez, traza pequeñas líneas en frente, patas de gallo y laterales de la nariz. Para abrir y realzar la mirada, hay 3 puntos estratégicos donde debes aplicarlo: bajo el arco de la ceja, en el centro del párpado móvil, y en el lagrimal.

Por último, otra aplicación para el iluminador líquido que es fantástica y no muy conocida: perfila el total de tus labios por el exterior y ve extendiéndolo para que no quede como una masa localizada. Con este truco lograrás realzar tus labios y obtener un resultado cuyo efecto es el de una boca más remodelad, con un aire mucho más sensual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *