Depilación de brazos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La importancia de la estética y la imagen ha hecho que cada vez sumemos más y más cuidados a nuestro cuerpo y nos sometamos a más tratamientos para estar siempre guapas.

Uno de los básicos de belleza más tradicionales es la depilación, pero, ¿te habías planteado eliminar el vello de tus brazos?

Aunque a diferencia de otros países europeos en España la costumbre de depilar esta zona del cuerpo está bastante arraigada, todavía hay muchas mujeres que se resisten a ello… Y es que por más que nos guste el resultado de unos brazos depilados, lo cierto es que este ‘tratamiento’ tiene sus pros pero también sus contras.

Las ventajas son básicamente estéticas, y es que no se puede negar que una piel sin vello siempre resultará más hermosa y atractiva que con él proporcionandote un tacto más suave y un aspecto más cuidado e higiénico.

La depilación de los brazos es a nuestro parecer innecesaria para las chicas con vello más clarito que incluso tiende a desaparecer a la vista durante los meses de verano, si bien en el caso de las mujeres con más cantidad de vello y más oscuro puede resultar la solución ideal.

No obstante, también es cierto que ya tenemos bastante faena con la depilación de ingles, axilas, piernas o labios como para tener que preocuparnos de mantener siempre perfecta una zona más de nuestro cuerpo.

Además, eliminar el vello de esta zona con cera (fría o caliente) o con la depiladora eléctrica puede resultar bastante más doloroso en esta parte del cuerpo. En cuanto al resto de sistemas queda terminantemente prohibido que utilices cuchilla en los brazos y es muy recomendable que, si puedes permitírtelo, acabes definitivamente con ellos mediante la depilación laser.

Conclusión: Los brazos son una de las pocas partes del cuerpo donde tener vello no es un delito, por lo que si en tu caso el pelo no es demasiado oscuro o abundante lo mejor es que evites tener que llevar también el mantenimiento de la depilación en esta zona… ¡Ya tienes suficiente con el resto del cuerpo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *