Cuidados para pies y piernas en invierno


Estamos en pleno mes de enero y el frío cansa tan pronto que a muchas ya nos parece que hace un siglo desde que pasó el último verano y en realidad hace muy poco que lucíamos palmito en playas, piscinas y terrazas, con nuestros cuerpos perfectamente depilados, bronceados y con unos preciosos pies que nunca tenían durezas y siempre mostraban unas lindas uñas pintadas. En cambio ahora, como ya no hay ni piscina ni sandalia, parece que nos olvidamos de su arreglo hasta la próxima temporada.

No te preocupes ni te agobies, esto ocurre de un modo tan generalizado que de hecho en los salones de belleza los cuidados que abarcan depilación y pedicura tienen casi una vida limitada al período estival, dando un gran bajón en los meses de invierno. No obstante, lo que yo te propongo es que seas tú misma quien les dedique algunos cuidados en tu propia casa y que así puedan seguir disfrutando de una mejor estética y también de mayor salud.

Vaya por delante que si tienes problemas importantes de callosidades o similares conviene que acudas al podólogo con regularidad. Los consejitos de este post son sobre los cuidados básicos de belleza para pies y piernas que todas debemos realizarnos durante el invierno si no tenemos ningún otro problema. Así que olvida la pereza y acostúmbrate a usar una piedra pómez en la ducha diaria, es un acto que te llevará 1 minutito y que impedirá la reaparición de grietas y durezas formadas a causa de la sequedad.

Esta sequedad también se produce porque tenemos costumbre de poner una loción hidratante sólo en verano, esto es un error ya que la piel necesita hidratarse a diario. Si te resulta muy fría puedes calentarla frotando entre las manos. Acostúmbrate también a cortar las uñas regularmente y en recto, con ello evitarás lesiones y te quedarán mejor con una capita de barniz, aunque sea en un tono claro. En cuanto a la depilación, da igual que no sea perfecta, pero es bueno que la vayas retocando de vez en cuando y evitarte los tirones de cuando has dejado pasar demasiado tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *