Cuidados para los codos


Olvidados por la gran mayoría de las personas, los codos son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren los efectos del verano y a los que sin embargo ni siquiera sabemos qué cuidados proporcionar…

Si sientes que la piel de tus codos está excesivamente seca y rugosa no tardes más en actuar y comienza a partir de hoy a mantenerlos siempre suaves y vistosos.

A continuación te contamos algunas de las claves para conseguirlo, ¡no te las pierdas!

La exfoliación es uno de los básicos que realmente pocas personas están acostumbradas a proporcionar a esta parte del cuerpo. Sin embargo, es un cuidado fundamental puesto que como es ya habitual antes de recuperar cualquier zona de la piel lo mejor es eliminar de ella las pieles muertas .

Aprovecha el momento de la ducha para llevar a cabo este proceso: Toma una esponja exfoliante de fibras naturales o un guante de crin y frota sobre la zona con suaves masajes circulares durante unos minutos, siempre con la piel mojada y tanto con el brazo extendido como doblado. Eso sí, ándate con cuidado porque un exceso de su uso puede resultar contraproducente y herir tu sensible piel.

Tras eliminar las pieles muertas y las asperezas hidrata la zona con cualquier crema o body milk nutritivo o, todavía mejor, con cremas nutritivas para manos (proporcionarán mejores resultados). Además de después de la ducha puedes hidratarlos tantas veces al día como creas conveniente.

Estos hábitos deben ser seguidos a diario, pero también puedes realizar tratamientos extra semanalmente con alguno de esos remedios caseros que ya utilizaban nuestras abuelas y hasta las abuelas de nuestras abuelas, como se suele decir. Uno de ellos es extender el jugo del limón sobre la zona, pues resulta un buen exfoliante natural que además ayuda a aclarar la oscuridad que suele caracterizar a esta zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *