Consejos para cada tipo de cabello liso


Para una mujer, el pelo es una parte importantísima de su estética ya que de ella depende en gran medida lo favorecida que se puede encontrar. Esto ya no atañe solamente al corte de pelo que mejor vaya con nuestras facciones, sino también al color y la textura del mismo. En el caso de hoy hablaremos de cada tipo de cabello liso:

Fino: es un tipo de cabello muy flexible, algo que favorece enormemente la hora del peinado, pues es muy obediente y moldeable. Lo que ocurre es que también pierde con facilidad la forma y el volumen, por lo que hay que cuidarlo con tratamientos que te ayuden a combatir esas desventajas. Utiliza un champú que lo purifique sin dejarlo extremadamente limpio, pues no serás capaz de darle la forma que deseas. Del mismo modo, procura utilizar cremas o mascarillas de acción inmediata, para poder aclarártelas inmediatamente sin que engrasen ni apelmacen la raíz. Esta aplicación debe ser exclusivamente en las puntas.

Normal a grueso: es un pelo menos lacio y más rígido, por lo que tiende a ondularse con mayor facilidad. Sus fibras están muy enlazadas entre sí y su gran enemigo es el encrespamiento, ya que absorbe hasta un 40% más de humedad que el pelo fino. Conviene utilizar productos reparadores y protectores que se encarguen de devolverle a tu cabello todo el brillo y la salud que tenían originalmente.

Con color: el cabello teñido y/o decolorado es el más delicado, puesto que estos productos han alterado su estructura química. Esto hace que se vuelva más seco, poroso y vulnerable a los daños externos. Su mayor problema es la pérdida de impermeabilidad, por lo que el agua arrastra las moléculas de color y disminuye el tono lavado tras lavado. Conviene utilizar líneas capilares con ingredientes protectores del color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *