Cómo maquillar tus ojos


Cuando nos maquillamos los ojos, todas buscamos lo mismo: conseguir un resultado que nos siente bien y que haga más atractiva nuestra mirada. A menudo, sin embargo, nos gustaría poder cambiar aquellas cosas que no nos gustan de nuestra forma natural de los ojo.

La forma de nuestros ojos puede ser modificada visualmente a través de la combinación de diferentes colores, en un juego de luces y sombras. Para empezar a trabajar en nuestra mirada, es importante definir cuál es nuestra forma antes de decidir cómo maquillarnos, pues será el punto de partida para empezar a trabajar.

Os traemos algunos consejos para que descubráis qué tipo de maquillaje favorece a vuestros ojos:

Ojos grandes: Los tonos oscuros serán nuestros tonos favoritos; negro, gris, purpura o esmeralda…Dibuja la raya de los ojos en la parte inferior del ojo, junto a las pestañas, para empequeñecerlo.

Ojos pequeños: Utiliza colores claros en la parte superior del ojo, bajo la ceja, y trabaja con los tonos oscuros solamente en el exterior del ojo. Utiliza el eye liner en en todo el párpado superior, muy pegado a la línea natural de las pestañas.

Ojos separados: aplica sombras claras sobre el párpado y tonos más oscuros en la parte inferior, con un ligero toque difuminado hacia arriba.

Ojos juntos: Utiliza las sombras más claras cerca de la parte interna del párpado, y las oscuras, difuminadas hacia las sienes, hacia el extremo exterior párpado. Dibuja una línea sobre las pestañas desde la mitad del ojo hasta el final.

Ojos hundidos: Utiliza tonos luminosos en el interior del ojo y bajo la ceja para destacar tu mirada, y dibuja con el eye-liner o la sombra oscura una línea sobre todo el borde del párpado superior. Aplica encima una sombra mate difuminada.

Ojos almendrados. Dibuja la línea del eye-liner hacia arriba; utiliza sombras claras en el interior del párpado y bajo la ceja; utiliza la sombra oscura en el borde de las pestañas y ensanchándola en el exterior, difuminada hacia arriba.

Ojos pequeños. Se deben elegir tonos suaves y evitar los oscuros y profundos. Poner un toque luminoso en el centro del párpado móvil, justo encima del iris, para acentuar su color. La sombra oscura se aplica en el ángulo externo del ojo, como dibujando un triángulo.

Ojos saltones: Extiende los tonos claros (no perlados) sobre el párpado y los oscuros a lo largo del pliegue.

Como toque final, acompaña las sombras de ojos con rimmel en las pestañas, e intenta combinar en la medida de los posible el color de tu mirada con el de tu vestido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *