Todo lo que tienes que saber sobre los ácidos para rejuvenecer tu piel

acidos
La palabra ácido hace pensar inicialmente en un producto no beneficioso para la piel. Pero si se acompaña de los términos glicólico, retinoico, hialurónico… la situación cambia. Son componentes que están presentes en muchas cremas y tratamientos para la piel con el fin de rejuvenecerla, regenerarla… En resumen, que tenga un aspecto resplandeciente. A pesar de sus beneficios, son productos sobre los que hay muchas dudas y que generan alguna reticencia porque se confunden con el bótox o con un efecto similar. Aquí vamos a aclarar las principales dudas.

¿Debo usarlos?

Antes de utilizar cualquiera de los ácidos de los tratamientos faciales, es importante consultar porque la tolerancia de cada piel es diferente. Además, cada ácido tiene una aplicación específica.

En general, no suele haber problemas a no ser que se tenga una piel sensible o reactiva. En estos casos, se pueden emplear, pero siempre con una concentración específica y acorde para este tipo de dermis.

¿Cuándo utilizarlos?

Otra de las dudas habituales es saber cuál es el momento ideal de empezar a utilizar los ácidos. El momento más adecuado es cuando se empiecen a notar las primeras líneas de expresión y manchas en el rostro o bien cuando se tiene que combatir un problema concreto como los poros abiertos o las marcas de acné.

acidos-faciales
También es importante empezar a emplearlos cuando no se esté expuesto al sol, teniendo siempre la precaución de dejar de aplicarlos una semana antes de la exposición a los rayos solares.

Usos

En relación a los ácidos, las dudas igualmente giran en torno a si pueden o no combinarse. En estos casos, la respuesta es afirmativa, aunque hay que tener cuidado.

Por ejemplo, la combinación de retinol y glicólico es una buena fórmula antiedad en las piles maduras, gruesas y que tengan signos de envejecimiento. Sin embargo, en pieles sensibles es posible que produzca irritación. Es un problema que en algunos sérums se soluciona introduciendo niacinamida o vitamina B3.

No obstante, siempre antes de mezclar, es mejor consultar con especialistas porque una combinación al azar de ácidos puede hacer que la piel esté más seca y tirante y, en consecuencia, no se consigan los resultados esperados.

Tiempo

En cuanto al tiempo de uso, la precaución está en las mascarillas. Siempre se deben respetar los minutos indicados en sus instrucciones porque son productos específicos que han sido concebidos para que actúen durante un determinado período de tiempo.

Artículos relacionados:

Los cuidados clave para acabar con la piel seca

Cuidados clave para una piel sin arrugas marcadas, manchas y granitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.