Mejorar la efectividad de los anticelulíticos


La celulitis, la piel de naranja y en definitiva la grasa acumulada que habitualmente aparece sobre muslos, trasero, vientre o brazos de la gran mayoría de las mujeres es una pesadilla de la que resulta muy difícil olvidarse.

Estamos de acuerdo en que el ejercicio y la dieta son básicos para mejorar este problemilla, pero, ¿qué hay de la cosmética? Las cremas anticelulíticas son uno de los grandes aliados para combatirla, eso sí… ¡Siempre y cuando sepas cómo utilizarlas!

Esta es una buena guía a seguir para mejorar la efectividad de tus cremas:

Preparar la piel

– Lo mejor es que la apliques tras la ducha, con la piel limpia. Además, sería interesante que acabases la ducha con agua fría para reactivar la circulación sanguínea de las distintas zonas.

Exfolia tu piel durante la ducha con un guante de crin, pues de este modo favoreceremos que el producto sea absorbido con más facilidad por tu piel.

Modo de aplicación

Las cremas deben aplicarse mediante suaves aunque intensos masajes con el fin de mejorar la penetración del producto así como de favorecer la microcirculación de la zona.

Para hacer correctamente los masajes, lo mejor es que tengas en cuenta cuáles son las técnicas más adecuadas para cada una de las zonas:

Piernas: La zona de los muslos es una de las más afectadas, aunque no está de más aplicarlas por toda la superficie mediante un masaje linfático siempre de abajo hacia arriba en dirección hacia el tronco superior (evidentemente sin llegar a él).

Glúteos: Los masajes deben ser bastante intensos a pesar de la dificultad de realizarlos por nosotras mismas. Ejerce presión con las manos llevándolas de la zona más baja de la nalga (sobre la pierna) hacia la parte superior junto a la espalda.

Abdomen: Lleva tus manos de la parte inferior del abdomen hasta la zona por debajo del pecho ejerciendo una ligera presión y repitiendo varias veces. No pierdas de vista las zonas laterales.

Brazos: Aplica la anticelulítica con movimientos lineales del codo hacia el hombro, especialmente en las zonas internas que es donde más se acumula la grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *