Germen de trigo para la piel


Entre los centenares de productos naturales beneficiosos para la piel y el organismo de las personas se encuentra el conocido germen de trigo, una sustancia convertida generalmente en aceite para una cómoda aplicación sobre la piel a la que reportará grandes beneficios.

Se trata ni más ni menos que del embrión de la planta, que se encuentra dentro de cada grano de trigo y que contiene la mayor parte de sus propiedades para la piel.

La gran capacidad nutritiva del germen de trigo es lo que lo convierte en uno de los mejores aliados para la piel, pues de hecho es reconocido como la mayor fuente natural de vitamina E que supone uno de los antioxidantes más eficaces.

Precisamente por eso, este producto de origen natural se convierte en un excelente antienvejecimiento que frenará la aparición de arrugas, patas de gallo y marcas de expresión del rostro regenerando los tejidos de la piel. Además, el germen de trigo también contiene un montón de ácidos grasos fundamentales como el alfalinolénico y el linoléico que hidratan la piel en profundidad y la mantienen humectada.

A modo de resumen, estos son algunos otros de los beneficios de este gran aliado para la piel:

– Protege la piel de los radicales libres y por tanto del envejecimiento prematuro.

– Suaviza, hidrata y proporciona elasticidad a la piel, por lo que es especialmente recomendable para zonas delicadas como el contorno de ojos.

– Las mujeres embarazadas encuentran en él un buen aliado, y es que es capaz de prevenir y mejorar las estrías que aparecen cuando la piel cede.

– No es comedogénico, por lo que no debes preocuparte por la posible aparición de granitos sobre la piel.

– Es un buen aliado contra la sequedad de la piel, la descamación y las ampollas.

– Puede utilizarse para regenerar la piel y ayudar a cicatrizar quemaduras y heridas.

– También puede utilizarse sobre el cabello: sus propiedades humectantes ayudarán a darle fuerza, vigor y brillo para mantenerlo sano y hermoso.

El aceite de germen de trigo no es demasiado caro, así que ya sabes… ¡Que no falte en tu armario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *