Errores en el maquillaje de otoño


Muchas estáis convencidas de que vuestros productos y vuestras técnicas de maquillaje conseguirían de sobra el aprobado, pero lamentamos deciros que probablemente os estéis equivocando.

Sin ir más lejos, seguro que la mayoría de vosotras no ha hecho ni un solo cambio en su neceser con el cambio de estación… ¿Crees que puedes maquillarte igual en verano que en otoño? Pues echa un vistazo a lo que te contamos y replantéatelo.

El primer error y el más común es no tener en cuenta que nuestra piel no es igual durante todo el año, por lo que nuestro maquillaje tampoco debería serlo. En este sentido, para conseguir un rostro hermoso y natural debes acertar con tu base de maquillaje: descarta ese tono tostado que utilizabas para el verano y hazte con una base adaptada a tu color de piel real en este momento, que probablemente sea bastante más clara. Olvídate de utilizar maquillajes más oscuros puesto que no conseguirás parecer más morena sino más artificial.

Con los polvos bronceadores ocurre lo mismo, pues aunque muchas mujeres creen que les hará conseguir un tono más saludable, llamativo y sexy lo único que se logra de este modo es intentar aparentar lo que no es. De hecho, que se note demasiado esta ansia de modificar las características naturales es algo que jamás resulta favorecedor y mucho menos elegante: rayas que se alargan más de la cuenta, perfiladores que dibujan labios falsos para ganar grosor, autobronceadores que dejan manchas en la piel…

Lo mejor para que esto no ocurra es utilizar un colorete adecuado sobre tus mejillas (rosado para pieles claras y melocotón para las oscuras) y una capa de polvos traslúcidos que den un toque mate al maquillaje.

Otro de los grandes errores es no conocer los colores de tendencia de la temporada, no solamente por no saber los tonos concretos de moda sino por equivocarse por completo en la paleta de colores. Debes pasar página y olvidarte hasta el año que viene de las sombras súper claritas, de los tonos del arcoíris o de los fluorescentes que tanto triunfan durante los meses de verano y apostar siempre por las gamas de colores más oscuras (marrones, grises o azul marino, por ejemplo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *