El estilismo de Marta Ortega el día de su boda


Ayer por la tarde un pequeño pueblo de la provincia gallega de A Coruña vivió un devenir de famosos y periodistas puesto que allí se celebraba una de las denominadas como “boda del año”. No se trataba de ningún personaje que tenga que ver con el mundo del cine ni de la música, ni siquiera se trataba de alguien que aparezca de un modo habitual en la prensa del corazón. Se trataba, ni más ni menos, que de Marta, hija del famoso empresario local Amancio Ortega, fundador del imperio Inditex (Zara, etc.).

Muy recelosos siempre de su vida privada, Marta Ortega no es persona de saraos ni eventos en los que la prensa pueda fotografiarla, de modo que su boda también estuvo fuertemente protegida. Aún así, tuvieron un bonito detalle hacia los periodistas y público congregados ante el pazo familiar donde se celebraba la unión e hicieron su entrada con cristales transparentes y frenaron unos segundos para permitir que se le hicieran estas fotografías. Gracias a esta deferencia hoy podemos analizar su estilismo.

Marta Ortega es una chica muy esbelta que acostumbra a lucir siempre un estilo muy sencillo y actual. Esta sencillez volvió a mostrarla ayer tanto en maquillaje como en peluquería. Con un vestido diseñado por ella y Narciso Rodríguez, podíamos apreciar parte del escote al descubierto, por lo que la base de maquillaje en tonos claros fue todo un acierto, puesto que igualaba totalmente el color de su piel.

En sus ojos, una técnica absolutamente minimalista en la que se opta por la limpieza. Rayita marrón en el párpado superior, iluminador beige bajo el arco de la ceja, y unos ligeros toques de rímel. El color lo aportaban sus labios, con una bonita barra en coral anaranjado, así como el colorete rosado le daba un buen tono al rostro. El peinado: una sencilla cola baja medio ondulada, en la que se prendió el velo informal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *