Consejos para depilar con cera en casa


Aunque a la mayoría nos gusta más acudir a un centro de estética para depilarnos con ceraque hacerlo en casa, lo cierto es que gastar este dinero cada pocas semanas puede no estar al alcance de nuestras posibilidades.

Aún en este caso no debes renunciar a este método, sino sencillamente aprender a depilarte con cera en casa, lo que supondrá un notable ahorro de dinero y de tiempo.

No obstante, la cera no es algo que deba tomarse a la ligera puesto que por desconocimiento puedes cometer errores que perjudiquen a tu piel. Si quieres hacerlo correctamente presta atención a los útiles consejos que te dejamos a continuación.


Para empezar, ten en cuenta que cada zona a depilar y también cada tipo de piel condicionarán que debas escoger un tipo de cera u otro (si tienes varices en las piernas deberás evitar en la zona la cera caliente, por ejemplo).

Además, si te pasas por tu perfumería verás que existen varios formatos con distintos tamaños y dosificaciones para las distintas zonas a depilar (labios, axilas, piernas, ingles…).

No te arriesgues: Por mucho que en el envase encuentres algunas indicaciones, lo mejor es que pruebes el producto directamente sobre una pequeña parte del cuerpo para comprobar que tu cuerpo no tiene ninguna reacción adversa y que puede tolerarlo.

Una vez vayas a depilar debes tener en cuenta que la piel recién humectada es muchísimo más sensible (mucho más si es caliente), por lo que no es recomendable depilar con cera en este caso.

Tras la depilación, utiliza toallitas refrescantes y evita la exposición al sol todo lo posible durante al menos 24 horas.

En cuanto a cómo hacerlo, debes aplicar el producto con una espátula de madera en el sentido del crecimiento del vello y dejarlo secar unos segundos (puedes darle suaves toquecitos). Una vez seco, estira en el sentido contrario al crecimiento.

No abuses de la cera: Si ya has tirado varias veces en la misma zona y algunos se resisten, elimínalos con una pinza de las cejas.

Y recuerda, cuidado con la cera demasiado caliente, pues puede llegar a producirnos quemaduras de gravedad en la piel.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *