Conseguir unas pestañas perfectas


Estar arreglada y con muy buena imagen no depende sólo de lo bien que sepamos sacarnos partido, tanto a nuestro cuerpo, como rostro o pelo. Hay rasgos que hemos heredado genéticamente, pero hay otros detalles, como las pestañas, que dependen en gran medida de los cuidados que les profesemos.

Las pestañas son una parte importantísima de nuestro rostro para conseguir una mirada 10, una mirada que resulte verdaderamente impactante, y a todas nos gustaría tenerlas bonitas y sedosas. En primer lugar hay que cuidar aspectos básicos como la alimentación, ya que, igual que ocurre con el pelo, una alimentación adecuada te ayudará a presumir de unas pestañas largas y fuertes.

Elige alimentos que contengan magnesio, vitamina B6, zinc, y biotina, ya que son esenciales en tu dieta para fortalecerlas. Para una textura unida y sedosa, acostúmbrate a lubricarlas cada noche: frótalas suavemente con un poquito de aceite de oliva, aceite de coco o vaselina; los resultados son espectaculares. Recuerda lavarlas bien por la mañana para quitar los restos de estos hidratantes naturales. Otro hábito fundamental es el de desmaquillarse todas las noches, y lógicamente, incluir las pestañas en esta limpieza rutinaria, ya que es totalmente perjudicial dormir sin haber retirado el rímel a conciencia.

Otro elemento al que debes acostumbrarte es el rizador de pestañas, ya que te ayudan a darles forma y que resulten más atractivas. Un pequeño gesto cada mañana y ya estás preparada para utilizar el rímel que mejor vaya para ti. En lo que a este aspecto concierne, tienes multitud de productos que serán tu mejor aliado, desde el rímel transparente hasta un mundo de colorido que cada año se amplía más, pero donde el negro sigue siendo líder, ya que es el color que por excelencia da mayor sensación de longitud y espesor a tus pestañas, lo que te dará un toque de mayor sofisticación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *