Cómo desmaquillar las pestañas


Ya habíamos hablado semanas atrás de la importancia de desmaquillarse cada noche antes de ir a dormir; dejar los productos cosméticos sobre el rostro puede perjudicar a nuestra piel o, como en este artículo nos referimos, también a tus pestañas.

Sí, porque a veces no somos conscientes de que las pestañas también se resienten con el uso del rimmel, que hace que se vuelvan más frágiles y que se caigan con más asiduidad.

Para empezar, compra aquellos productos específicos para esta zona (no utilices un genérico para el resto del rostro) que permitan limpiarla sin agredirla .

Coloca un poco del producto sobre un algodón y colócalo unos diez segundos sobre el párpado; comienza a desmaquillar por la parte interior del ojo, deslizando el algodón suavemente sobre la superficie desde el lagrimal hasta llegar a las puntas de las pestañas y a poder ser, de arriba hacia abajo.

Seguramente te hayas encontrado más de una vez con que cuando quitas el rimmel gran parte del producto queda esparcido como una sombra negra bajo el ojo; para esta zona, no olvides utilizar una loción desmaquilladora para la piel distinta a la que habías utilizado antes.

Cuidado con las máscaras de pestañas waterproof (a prueba de agua), porque su resistencia hace que sea difícil de despegar de nuestras pestañas y pueda llevarse unas cuantas por delante cuando las desmaquillamos. Busca cosméticos específicos, pues los normales no te harán efecto y eliminarlo con agua hará que posiblemente pierdas algunas.

Si alguna vez te quedas sin ya sea porque el producto se te ha acabado o porque has olvidado llevarlo en el bolso, puedes hacer una excepción y sustituirlo por un aceite para el cuerpo (como el de los bebés).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *