Alimentos que broncean y cuidan tu piel


Una alimentación correcta nos ayuda a estar sanos, mantener la línea, y también a cuidar nuestra piel y acelerar y mantener el bronceado. La piel requiere del aporte de nutrientes esenciales que provienen de una dieta saludable en la que deben hallarse hortalizas crudas y semillas germinadas; jugos de frutas, de verduras, e infusiones; abundancia de fibra de cereales integrales y, por supuesto, bajo contenido en grasas y proteínas de origen animal, así como un aporte escaso de sal común y aditivos químicos.

Las frutas de estación, las hojas de color verde intenso, y las hortalizas de todo tipo deben constituir el papel más importante en la dieta, ya que son los alimentos que más agua contienen. De gran importancia son los antioxidantes, que te protegerán de un envejecimiento prematuro causado por los rayos del sol, así que si quieres un bronceado rápido, seguro y duradero, lo conseguirás incluyendo en tu dieta vegetales, frutas, brotes, algas marinas, semillas, cebollas, perejil, té verde y aceites vegetales. Un papel muy importante lo juegan los minerales y las vitaminas que te detallo a continuación:

Vitamina A: contribuye a la renovación cutánea y ayuda a prevenir el cáncer de piel.

Vitamina E: previene y combate el envejecimiento prematuro, ya que protege y restaura las membranas celulares.

Hierro: indispensable en la producción de la hemoglobina, gracias a la cual, la piel tiene buen color. presente en legumbres, pescados, huevos, frutos secos, cereales, y verduras verdes.

Vitamina C: favorece la absorción de hierro, que interviene en la síntesis de colágeno. Presente en gran cantidad en los cítricos como el pomelo, la naranja, la mandarina y el kiwi.

Azufre: imprescindible en la síntesis de la queratina.

Magnesio, calcio, ácidos grasos Omega3, y vitamina B: contribuyen a mantener la piel sana.

Recuerda que si acompañas tu dieta con 6 vasos de agua diarios, contribuirás a eliminar toxinas, que son tan perjudiciales para la piel, y la mantendrás hidratada de una forma interna más natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *