Alergias a los cosméticos


Maquillaje, cremas hidratantes, protectores… Estamos acostumbradas a utilizar todo tipo de productos cosméticos en nuestro día a día y, sin embargo, en alguna ocasión podemos encontrarnos con extrañas reacciones de nuestra piel a los mismos.

Son las denominadas dermatitis alérgicas, que aparecen sobre la piel a causa del contacto de la misma con algunos cosméticos con determinadas propiedades.

Este problema dependerá tanto de la persona que los utiliza como del producto en cuestión, y es que puede que sea tu tipo de piel, la sensibilidad de determinadas zonas o una atopia lo que provoque la reacción, pero también los ingredientes con los que han sido creados los cosméticos.

Sí, porque nuestra piel reacciona al contacto con los productos alergénicos (que provocan alergia) produciendo una serie de anticuerpos que en definitiva se traducirá en la aparición de enrojecimientos, erupciones cutáneas o picores. Cuidado, porque en los casos más graves podría llegar a provocar síntomas más graves como los eritemas, eccemas, urticarias y hasta asma.

¿Qué elementos suelen producir estas reacciones? En general son los perfumes, los agentes conservantes y los metales que componen el producto en sí, más concretamente algunos ingredientes químicos como el parabeno, el tolueno o el formol.

Si tu problema es pasajero bastará con preguntar a tu médico de cabecera o con dejarlo pasar, pero si esto se convierte en algo habitual probablemente el problema vaya más allá de una simple alergia; acude a un experto que analizará tu piel, determinará el problema exacto y te recomendará los mejores productos y tratamientos.

Los productos hipoalergénicos son la mejor garantía para no sufrir estas alergias cutáneas, y es que han sido creados con menos sustancias capaces de crear alergias así como que ha testados para comprobar su delicadeza con la piel (serán menos irritantes).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *