Usos del corrector verde


En los últimos años se han popularizado los correctores de diferentes tonalidades: amarillo, rosa, celeste, verde… Existen tanta variedad de correctores que podrás encontrar un producto específico para todo tipo de manchas en la dermis y para todo tipo de pieles.

Al haber tanta variedad es muy posible que tengas dificultades con la elección de tu corrector y por eso, hoy queremos echarte una mano en lo que se refiere al de color verde. Aunque a primera vista parece que esta tonalidad no se vaya a fundir con la piel, es súper práctico para las manchas rosas y rojas, por lo que es muy recomendado para personas con acné, rosácea, granitos y cicatrices.


El color verde hace que el rojo se apague, aunque es importante tener en cuenta de que se trata únicamente de maquillaje y para nada sirve como tratamiento, lo que quiere decir que no logra eliminar las rojeces, sino disimularlas.

Aplicar el corrector verde es muy sencillo. En primer lugar, es necesario que la piel esté bien limpia para aplicar un poco de corrector en las zonas puntuales donde están las rojeces. No será necesario que lo extiendas hasta que desaparezca su color. Después tendrás que aplicar la base de maquillaje con una esponja dando pequeños golpes para no arrastrar el corrector.

También debes saber que existen diferentes formatos: en crema, en stick o en lápiz. Nosotros te recomendamos la textura cremosa, ya que se extiende fácilmente. Además, los lápices no penetran ni se fijan tanto. Por otro lado, es posible que lo encuentres en una paleta de imperfecciones junto al corrector de ojeras (amarillo) y el corrector de otras imperfecciones (de color beige) como manchas, cicatrices o granitos.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *