Tratamiento reparador de keratina para el cabello

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los continuos lavados, el uso abusivo de productos cosméticos y aparatos de calor, la desprotección frente al sol o el frío… Aunque creemos que lo cuidamos tanto como podemos, lo cierto es que el cabello no acostumbra a tener ni de lejos los cuidados que en realidad precisaría.

Precisamente por eso nuestra melena a menudo se encuentra seca, encrespada y sin ese hermoso brillo que luce cualquier pelo sano. Si quieres recuperar el aspecto de tu cabello no lo dudes más e infórmate acerca de los tratamientos reparadores de keratina.

La keratina es esa proteína natural esencial de nuestro cabello encargada de mantenerlo sano y brillante, proteína que lamentablemente desaparece con el paso del tiempo y los abusos sobre el cabello.

El tratamiento reestructurador de keratina tiene precisamente ese objetivo de devolver a nuestro cabello un aspecto más sano, nutrido y con cuerpo gracias a la creación de una estructura interna que evita el encrespado y el aspecto mate de tu cabello.

A diferencia de lo que habitualmente se piensa los tratamientos de keratina no son solamente alisadores, y es a menudo sirven sencillamente para fortalecer el cabello. De hecho, el tratamiento es perfectamente efectivo tanto en melenas lisas como rizadas: En el primer caso potenciará un alisado más visible mientras que en el segundo mantendrá los rizos evitando el encrespamiento y la falta de brillo.

No obstante no tires cohetes todavía, porque todo esto no quiere decir que no vayas a tener que peinarte como siempre, pues la única diferencia es que tendrás un pelo más manejable y probablemente fácil de peinar.

Pero, ¿en qué consiste el tratamiento? Aunque no vamos a explicarte el proceso al completo sí que te adelantaremos que el sistema se basa en la aplicación de la keratina cosmética mediante el calor de la plancha sobre el cabello.

Esta reestructuración suele durar de 3 a 4 meses, momento en el que tú misma decidirás si merece o no la pena repetir el tratamiento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *