Peinados con la plancha del pelo


No hay chica que a día de hoy no tenga en su armarito de belleza un secador, una tenacilla o una plancha para el cabello, y es que cualquiera de estos utensilios de belleza son básicos para llevar siempre una melena perfecta.

Aunque sabemos que no hay que abusar de estos aparatos de calor en nuestro día a día, lo cierto es que a nuestro parecer resultaría un error que no los utilizases para aquellas ocasiones en las que debes lucir un peinado a la altura.

¿Tienes una plancha del cabello y no sabes cómo sacarle partido? Toma nota de lo que te contamos y aprovéchalas al máximo para sacarte partido también a ti misma.

Alisado perfecto: El secador jamás podrá conseguir los resultados de la plancha, que bien utilizada asegura un perfecto alisado japonés. Divide el cabello en secciones verticales y horizontales y plancha lentamente cada uno de los mechones de forma individual hasta que quede completamente liso (puede que necesites varias pasadas). ¡Los resultados son increíbles!

Liso + puntas con volumen: La idea es totalmente contraria a la anterior, y es que si bien queremos un cabello aparentemente liso no lo queremos lacio sino con mucho volumen. Para conseguirlo debes secar el cabello con secador y después coger la plancha: Selecciona algunos mechones de tu melena (bastantes) y plánchalos de la forma habitual desde la raíz hasta unos centímetros antes las puntas, donde deberás girar la plancha para conseguir que el pelo se abra hacia el exterior. Remata el peinado con un poco de laca para que se mantenga durante más tiempo.

Ondas: Es mucho más complicado que los anteriores para las mujeres de pelo liso, y es que el proceso debe hacerse con mucha atención y mechón a mechón. Comienza a peinar por la zona de la nuca, haciendo suaves y lentos giros de muñeca de media melena hacia abajo para marcar bien las ondas. Ayúdate cogiendo la punta de la plancha con la mano (con cuidado de no quemarte), perfila las ondas también con tus dedos y échate bastante laca después para que no se deshagan con el paso de las horas.

Rizos: Una técnica similar a la anterior, si bien en este caso deberás empezar a planchar mechones mucho más pequeños, desde la raíz hasta las puntas y con un giro de muñeca más lento y marcado. Si tienes el cabello liso no será fácil de hacer, pues debes hacer toda la cabeza a base de minúsculos mechones de pelo y poniendo mucha insistencia en cada rizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *