Consejos para elegir una plancha de pelo para cuidar tu cabello

plancha-de-pelo-negra
La rutina de cabello de muchas mujeres es variada para adaptarse a cada tipo de cabello y disponibilidad de tiempo. Pero uno de los pasos que se ha abierto paso los últimos años hasta ser una fase indispensable consiste en el planchado de cabello, ya que el secado no garantiza el control y brillo de un buen planchado que asimile las icónicas melenas lacias orientales.

Al inicio, muchas personas consideraban que era un tratamiento altamente dañino para el cabello con riesgos potenciales de quemarlo o quebrarlo. Como todo, es necesario saber cómo utilizar la herramienta antes de lanzarse a manipular un par de pinzas de hasta 200 grados Celsius cerca del rostro.

Para evitar malos escenarios te presentamos una serie de consejos sencillos y amigables para iniciados en el cuidado capilar y estética del cabello que puedes aplicar desde hoy teniendo la mejor cabellera posible.

1. Temperatura de la plancha

Primero es necesario conocer que las planchas alcanzan altas temperaturas en un tiempo relativamente rápido por lo que deben manejarse con firmeza y seguridad ante todo. Pero si no es de tu interés manipular tanto calor la plancha puede regularse a una menor temperatura.

Una vez que se pierde el temor a usar una plancha de cabello hay que preparar adecuadamente el cabello antes de pasar las placas calientes porque de no hacerlo, el riesgo de quedarte con el cabello en la mano incrementa.

plancha-de-pelo-turquesa

2. Usa un protector térmico

Luego de tu ducha habitual, con el cabello húmedo aún es necesario darle una protección directa con un producto que proteja las hebras capilares a las altas temperaturas.

Actualmente en el mercado existen muchos productos y marcas con el que puedes alcanzar este objetivo, y lo dejaremos al gusto del consumidor y tipo de cabello. Al aplicar el producto uniformemente por todo el cabello se deja reposar por unos diez minutos para asegurar que el cabello fija la mayor cantidad de producto posible.

Finalizado esto, el cabello estará preparado para someterlo a temperaturas extremas de hasta 200 Celsius (en el promedio de planchas de cabello esta es la temperatura máxima).

3. Peina tu cabellera

Seguidamente viene el paso más intuitivo en cualquier rutina de cabello: Peinado. Sin importar cuál sea el procedimiento que vayas a realizar es imperante que el cabello esté peinado adecuadamente, de esta manera no existirán nudos ni cabellos rebeldes que entorpezcan la efectividad del tratamiento, en este caso el planchado.

Se peina el cabello removiendo así el exceso de producto que haya quedado del protector capilar, desenredando los nudos que se formen sobre todo en los cabellos muy delgados.

Desde la raíz hasta las puntas, este proceso requiere su tiempo para no forzar el cabello hasta romperlo si encuentras algún nudo, con un poco de paciencia en minutos tendrás tu cabello suave y listo para proceder.

plancha-de-pelo-blanca

4. No dejes de secarla

El cabello antes de someterlo a la plancha debe estar SECO en totalidad, no solo seco de pasar una toalla repetidas veces. Sino seco desde la raíz a las puntas, en cualquier mechón. Generalmente lo que las personas hacen es recurrir a una secadora eléctrica de cabello para agilizar este paso.

Con ayuda de un peine o cepillo se procede a secar sección por sección el cabello hasta estar seguro que no quedan zonas húmedas. Esto nuevamente, requiere su tiempo y paciencia, puede ser un poco agotador si lo está haciendo la misma persona, pero es necesario hacerlo para evitar que el cabello se quiebre con el shock térmico de la plancha sumamente caliente.

En este punto el cabello está listo para la plancha, por facilidad, se propone seccionar todo el cabello con ayuda de algunos ganchillos y peine. Mientras más pequeñas sean las secciones de cabello más rápido y eficiente será el planchado, sin contar que se posee mayor control al pasarla.

5. Utiliza una plancha amigable

Esto nos lleva al consejo siguiente. Bajo ningún concepto hay que frenar la plancha a mitad del alisado, esto puede significar que en cuestión de segundos o pestañeos la plancha queme el cabello hasta separar el mechón en dos. El movimiento debe realizarse suave y rápido, como si fuese un peine.

Comenzando a un par de centímetros más debajo de la raíz del cabello (recordemos que el cuero cabelludo es sumamente sensible a las altas temperaturas) se pasa la plancha hasta las puntas y se retira.

El proceso se repite un par de veces, es lo que bastaría para alcanzar el alisado controlado y brillante esperado. También es posible adquirir una plancha de cabello moderna cuya tecnología permita prevenir las quemaduras o el tratamiento agresivo hacia el cabello, puedes encontrar aquí las mejores planchas de pelo para cuidarlo en cada uso con la mejor relación calidad-precio y obtener resultados de revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *