Maquillaje para pelirrojas


Ser pelirroja no es un rasgo demasiado común, por lo que si tienes la suerte de serlo de forma natural o si ya te has teñido el pelo para conseguir un estilo diferente debes aprender cómo maquillarte para explotar toda la sensualidad de este color, que puede hacerse desde un estilo ingenuo hasta el más explosivo.

Para empezar debes corregir todas las imperfecciones de la piel, y para hacerlo debes empezar por limpiarla y tonificarla. En general el pelirrojo va acompañado de una piel clara habitualmente decorada por pequeñas pequitas que aportan un toque dulce al rostro, motivos por los cuales es de suma importancia que corrijas ojeras y rojeces. Si tienes que escoger uno, el corrector perfecto para eliminar rojeces en tu tipo de piel es el verde.

Utiliza el iluminador en el entrecejo, bajo las cejas y también en la frente y la barbilla.

La base de maquillaje debe de ser muy natural y a poder ser de tu mismo tono, sólo para cubrir imperfecciones y unificar la piel del rostro. Después de esto, evita los brillos matizando la piel con polvos translúcidos.

Las reglas para maquillarte los ojos según tu color son las de siempre. Con los ojos verdes es recomendable aplicar tonos neutros por todo el párpado y después tonos gris oscuro, marrón, berenjena o cobrizo, por ejemplo, en el párpado móvil; los ojos azules también deben cubrirse con un tono neutro y después con sombras melocotón, gris o marrón en el móvil.

No puedes olvidarte de la máscara de pestañas, que es como siempre imprescindible para conseguir resaltar la mirada, uno de los puntos más importantes de todo maquillaje.

Los últimos toques los dan el colorete y la barra de labios. Para pieles claras es fundamental utilizar los tonos melocotón o rosados, subiendo como máximo a colores terracota muy suaves. Si eres de tez morena (cosa que no suele ocurrir) puedes utilizar tonos marrones más subidos.

El color de los labios variará en función del efecto que quieras conseguir: un simple gloss transparente o rosado puede servirte para el día a día y en ocasiones especiales o para las más atrevidas también están bien los marrones, ciruela e incluso rojo.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *