Maquillaje de Halloween


Falta poco más de un mes para la noche más terrorífica del año, ese 31 de octubre de Halloween que más allá de una costumbre americana o un juego de niños se ha convertido ya en una celebración importante también para niños y adultos de todo el mundo.

De hecho, si estás leyendo este artículo probablemente te estés preparando para una de esas divertidas fiestas para la noche de los muertos… Si ya tienes tu disfraz y lo que quieres ahora es aprender a caracterizarte echa un vistazo a algunas ideas para los disfraces más tradicionales, ¡estarás de miedo!


Bruja: Es el que tiene más libertad de todos, un maquillaje donde los tonos oscuros deben predominar pero pudiendo ser combinados con los verdes, violetas o los azules, por ejemplo. Puedes apostar por un maquillaje muy chic y glamouroso lleno de brillos o bien por la vertiente más temática pintando telarañas sobre el rostro o pegando desagradables verrugas sobre la nariz o la barbilla.

Zombie: Rostro completamente blanco, con unas ojeras muy pronunciadas gracias a ceras o sombras de ojos en color liláceo y algunos moretones violetas y heridas sangrientas por el rostro. Puedes comprar algunas pegatinas para lograr un efecto más creíble. Por supuesto, no puedes olvidarte del labial rojo pasión corrido más allá de los labios como si se tratase de sangre.


Vampiresa: Eso de salir de noche y no poder ver la luz del sol hace que tradicionalmente se haya imaginado a los vampiros con una piel muy blanca y ojeras. Para conseguir el efecto debes hacerte con unos polvos de maquillaje muy claros (color hueso) y esparcirlos sobre el rostro (si no tienes prueba con una cera blanca), pintando después unas ojeras muy oscuras con la ayuda de algunas sombras de ojos y lápices perfiladores. Las vampiresas han sido siempre muy sexys, ¡así que no te olvides del pintalabios rojo!

Para muchos de estos disfraces será imprescindible que compres algunos artículos de efectos especiales como pegatinas con puntos de heridas, heridas abiertas o verrugas, por ejemplo. Ya sabes, ¡no puedes tardar demasiado en hacerte con todo el material!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *