Cómo combatir la celulitis


La celulitis podría ser el factor físico que más preocupa a las mujeres de todo el mundo, y es que este problema no solamente afecta a las personas más subidas de peso sino que también es muy habitual en las mujeres más delgadas.

De hecho, estudios estadísticos han puesto de manifiesto en repetidas ocasiones que la celulitis está presente en un 90-98% de las mujeres.

Si no eres de las poquísimas afortunadas que se libran de este problema presta atención, porque a continuación te dejamos algunas de las claves para combatir la también conocida como ‘piel de naranja’.

Agua: Es uno de los consejos más extendidos para evitar este problema, y es que beber unos dos litros de agua diarios puede resultar perfecto para eliminar las grasas acumuladas en el cuerpo.

Alimentación: Acostúmbrate a tomar alimentos ricos en fibra y a rechazar siempre los ricos en grasas, que se acumularán en las zonas de peligro de tu cuerpo. La fruta es una excelente manera de evitar grasas y calorías a la vez que aportar la fibra que nuestro organismo necesita.

Malos hábitos: Olvida de una vez por todas el tabaco, el alcohol y el café.

Ejercicio: Lo mejor para evitarlas es muscular las zonas mediante el ejercicio, pero si no tienes tiempo o sencillamente no te va machacarte en el gimnasio aprovecha para hacer sencillas acciones como subir las escaleras andando, caminar más de media hora al día o dedicar cinco minutos a hacer ejercicios caseros.

Ducha: Por mucho que te guste, el agua caliente no hace más que empeorar la circulación favoreciendo de este modo la aparición de la celulitis… ¡Haz un esfuerzo y utiliza agua fría o templada!

Productos: Ahora que tenemos la suerte de tener a nuestro alcance todo tipo de productos para combatirla es un pecado no hacernos con alguna de las magníficas cremas del mercado. Hay para cada zona específica del cuerpo y con distintas especialidades, resultados y precios.

Masajes: Ya sea con una crema hidratante o preferiblemente con una anticelulítica es muy recomendable que dediques cinco minutos a dar suaves masajes circulares en las zonas afectas con el fin de favorecer la circulación en la zona.

La cuestión más importante de todas se basa en una sola palabra: Constancia. No olvides que llevar unos buenos hábitos diarios conllevará unos resultados más rápidos y más visibles en tu cuerpo… ¡No dejes que la piel de naranja gane la batalla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *