Maquillaje mineral para cada tipo de piel


El maquillaje mineral se está convirtiendo en uno de los referentes de la cosmética más saludable para la piel gracias a sus ingredientes naturales y a la falta de aquellos más perjudiciales para nuestro rostro.

Por eso, ya son muchas las firmas que se han apresurado en presentar sus propias líneas: Max Factor, MAC, Clinique, L’Oréal, Maybelline… Todas ellas son grandes marcas en las que confiamos casi ciegamente, pero, ¿cómo decidir aquel que más favorece a cada una de nosotras?

Para empezar debes definir tu tipo de piel, pues deberás elegir tus polvos en función de ello.

Si tienes la piel seca o madura debes tener en cuenta en primer lugar su hidratación previa para que el maquillaje mineral pueda surgir después un buen efecto. Con este tipo de piel es preferible que busques aquellas bases minerales en crema para facilitar su extensión y no acentuar las imperfecciones. Las pieles maduras agradecen mucho las composiciones con dióxido de titanio y gran protección solar para evitar más perjuicios para la piel en el futuro.

Las pieles grasas o con tendencias a tener acné o granitos no soportan bien todo tipo de ingredientes, por lo que debes ser muy cuidadosa con tu elección. Debes escoger aquellos que no contengan oxicloruro de bismuto (bismuth oxychloride) para no obstruir los poros, alcohol, talco o dimoticona, que puede producir manchas. En contraposición, para este tipo de pieles son buenos aquellos maquillajes minerales que contienen óxido de zinc (un antiinflamatorio natural) o serecite para reducir los poros.

El maquillaje mineral es ya de por sí beneficioso para las pieles claras por su protección solar; sin embargo, si tienes una piel sensible con el sol no pienses que con este maquillaje estás totalmente protegida, pues no es así. Asegúrate de aplicar siempre también tu protector solar tradicional.

Ten en cuenta estos consejos y consulta a tu especialista para asegurarte de las mejores opciones no sólo en cuanto al maquillaje sino también para conocer cómo mejorar los características menos beneficiosas de tu tipo de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *