Frenar el envejecimiento de la piel


La piel es un órgano que se encuentra en una regeneración continua desde el mismísimo día en que nacemos. Sin embargo, es a partir de los 25 o los 30 años que la mayoría de las mujeres comenzamos a preocuparnos de ella, y es que es entonces cuando la piel comienza a reducir su capacidad de renovación haciendo que perdamos elasticidad y ganemos en arrugas e imperfecciones.

No obstante, controlar que el paso del tiempo afecte de una u otra manera a tu cutis es también cuestión del esfuerzo que pongas en ello, pues el envejecimiento es algo en parte controlable si sabemos controlar los factores perjudiciales y potenciar los agentes que ayudan a mantener joven nuestra piel.

Cuidados de la piel: Mantener los cuidados de tu piel es la clave para mantenerla joven durante más tiempo. Es imprescindible que a partir de los 25 la mantengas humectada, hidratada y que utilices productos específicos para las zonas más peligrosas como el contorno de ojos, el de los labios o las distintas líneas de expresión de la cara.

Otro de los fundamentales que nunca pueden faltarte son los protectores solares, pues por mucho que nos guste estar bronceadas el sol es uno de los peores enemigos de nuestra piel y exponernos de forma irresponsable puede suponer futuras manchas o arrugas, por no hablar de algunas enfermedades de la piel.


Fumar es también un acelerador del envejecimiento, pues la nicotina estrecha los vasos sanguíneos, limita la circulación de la sangre y destruye el colágeno, que es el responsable de mantener la piel elástica; procura dejar este mal hábito y tu piel te lo agradecerá.

Alimentación: Debes mantener una dieta rica en Omega 3 (que ayuda a restablecer las membranas celulares), selenio (en los cereales) y alimentos y bebidas que ayuden a eliminar toxinas y lucir una piel tersa e hidratada.

Ejercicio facial: A día de hoy la gimnasia facial es una técnica muy extendida, y es que por ridículo que pueda parecer a algunas estas técnicas ayudan a no perder elasticidad y a combatir la flacidez de la piel… ¡Diez minutos al día serán suficientes!

Cosméticos: Aunque son uno de nuestros grandes aliados, un mal uso puede convertirlos en grandes enemigos de nuestra piel. No utilices productos demasiado fuertes y ten en cuenta las características de tu piel y de tu edad a la hora de escoger los cosméticos.

No olvides, tampoco, que es imprescindible desmaquillarse antes de irse a dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *