Falsos mitos sobre las extensiones


¿Quieres tener el cabello más largo? ¿Te gustaría que tu melena adquiriera más volumen? Pues existe una solución ideal para ambas opciones. Estamos hablando de las extensiones que a pesar de ser súper prácticas, son víctimas de muchos prejuicios.

Alrededor de las extensiones, tanto de las naturales como de las artificiales, existen un buen número de tópicos, mitos y leyendas, la mayoría de ellos erróneos. Para evitar falsas opiniones al respecto, a continuación vamos a desmontar esos falsos mitos que han estado presentes desde el nacimiento de las extensiones y que hacen que muchas mujeres se echen para atrás a la hora de ponérselas.

Las extensiones dañan el cabello

Uno de las afirmaciones que más habrás escuchado sobre las extensiones es que dañan al cabello. Sin embargo, no pasa nada si te las pones dos veces al año. Lo más recomendable es mantenerlas alrededor de tres meses y esperar otro más antes de colocar unas nuevas. Eso sí, si luces extensiones constantemente, la fibra capilar se volverá más frágil. Además, también se dice mucho eso de que le cabello no crece si se llevan extensiones, algo totalmente falso.

Las extensiones se notan

Otro falso mito es que las extensiones se notan. Sin embargo, si se ponen bien es prácticamente imposible detectarlas, siempre y cuando el cabello sea natural y del mismo color que la melena.

Con extensiones no puedes ir a la playa

Tampoco debes hacer caso de esa leyenda que dice que no se puede ir a la piscina o a la playa con extensiones. No habrá ningún problema si recoges tu cabello al bañarte y te las lavas a menudo.

No se puede utilizar la plancha para el cabello

Otra mentira más acerca de las extensiones. De hecho, es aconsejable utilizar una plancha de alisar para conseguir un cabello perfectamente alisado o una plancha de rizos para conseguir ondulaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *