Consejos para lucir un cabello bonito

cabello-bonito
Seguramente habrás escuchado en más de una ocasión consejos sobre cómo tener un cabello fuerte y sano que se vea brillante y te ayude a marcar la diferencia. Pues bien, en este artículo vamos a compartir contigo una serie de consideraciones que deberías tener en cuenta si quieres cuidar tu cabello al máximo para que se vea precioso.

El lavado

Una de las partes más importantes es la del lavado. Se recomienda utilizar una vez al mes un producto con el que desintoxicar el cuero cabelludo, lo que implica limpiarlo y oxigenarlo a conciencia. Por otra parte, los champús empleados deberían respetar el pH del cuero cabelludo y no contener sulfatos. Además, el lavado del mismo debe llevarse a cabo con suavidad y a poder ser con agua templada, ya que el agua caliente es capaz de estimular la producción de grasa.

El cepillado

En páginas web como, por ejemplo, termix.net encontrarás productos que van francamente bien para llevar a cabo un cepillado correcto. Se recomienda cepillar el cabello tanto por la mañana como por la noche, y también justo antes de lavarlo con champú. Al peinártelo estarás repartiendo el sebo de las raíces hasta las puntas, para lo que te vendrá muy bien contar con cepillos de pelo que sean de calidad.

El uso de la mascarilla

No podemos hablar de un cabello bonito sin hablar de una mascarilla que siempre hay que utilizarla antes de aplicar el champú. Hay que emplearla sobre cabellos secos, siempre de medios a puntas. No es mala idea crear un hammam para la melena, aplicando el producto y envolviendo el pelo en una película de papel de plástico y una toalla caliente. Hay que dejar reposar durante 20 minutos y acto seguido ya se puede retirar en la ducha, para lo que se recomienda expulsarlo ayudándose de los dedos.

cabello-bonito

Champú bien aplicado

Podríamos pensar que el champú se puede aplicar sin más, pero lo cierto es que existe un patrón que es el que siempre deberíamos seguir para obtener los mejores resultados posibles en cada lavado. ¿En qué consiste? Consiste en utilizar pequeñas proporciones que se dividen en tres fases que van desde la frente hasta la nuca. El agua que debe utilizarse es mejor que sea fría y en abundancia, y nunca hay que excederse a la hora de masajear el pelo, ya que al hacerlo podemos desequilibrar las glándulas sebáceas haciendo que demasiados aceites vayan a parar a la superficie. Y no solo eso, sino que nuestro cuerpo es inteligente y al detectarlo puede pasar que la piel produzca más grasa.

El secado

El secado es también de una importancia capital a la hora de obtener un cabello lo más bonito posible. Con el objetivo de que las puntas no se vuelvan locas, no es bueno realizar movimientos con los que el pelo se mueva hacia todas las direcciones. Además, por una cuestión de salud capilar hay que evitar a toda costa secarse el pelo a altas temperaturas y con el secador demasiado cerca del pelo. Lo ideal es dejar como mínimo 10-15 centímetros de distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.