Combatir el envejecimiento prematuro de la piel


Hubo un tiempo en el que las arrugas eran el síntoma inequívoco del envejecimiento de la piel, y aunque, en cierto modo es así, la verdad es que este concepto se hace extensivo a otras características que nos van advirtiendo de que nuestro cuerpo no está luchando en exceso contra los radicales libres que las producen. Esos síntomas son la pérdida de elasticidad, excesiva sequedad, y tono apagado (lo que no significa estar blanco, sino no estar radiante).

Sabedores de todo ello, las principales marcas del mundo de la cosmética, empiezan a incluir en mayor medida frases que hacen referencia a este tipo de envejecimiento más allá de las arrugas, incorporando ingredientes que actúan como antioxidantes que luchen contra los radicales libres. Todo ello está muy bien, pero hay otras pautas que también deberás seguir si quieres lucir un rostro hidratado, terso y luminoso.

En cuanto a la alimentación, es importante aumentar el consumo de vegetales verdes, semillas oleaginosas (ricas en alfa-tocoferoles); vegetales amarillos y naranjas (ricos en beta- carotenos, xantofilas y licopenos); frutas y cítricos (con abundante ácido ascórbico); y verduras. Por supuesto, no favorece nada el llevar a cabo dietas hipercalóricas ni hiperproteicas. En cuanto al modo de preparar los alimentos, es preferible cocinar al vapor, al horno o estofado, procurando evitar en gran medida las comidas que estén excesivamente ahumadas, procesadas y braseadas, ya que con ello eliminarás todo el aporte antioxidante que querías ingerir.

Del mismo modo, es importante decantarse por un estilo de vida sano, donde podrás tomar una copa de vino tinto al día, pero no abusar del alcohol; así como evitar el humo del tabaco, aunque no seas fumadora. Por supuesto, debes proteger tu piel de los rayos solares, que son el gran enemigo de la piel, así como también es preferible que prepares tu cuerpo para el bronceado ingiriendo alimentos que contengan dosis elevadas de fotoquímicos antioxidantes y así evitar las sesiones de rayos UVA. Ya ves, unas pautas simples y saludables que podrás realizar antes de que sea demasiado tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *