Trucos de maquillaje (y otros consejos) para quitarte años sin pasar por el quirófano

maquillaje
Parecer y estar más joven es la lucha de muchas mujeres todos los días. Esto lleva a que muchas veces se hagan tratamientos estéticos e intervenciones quirúrgicas para quitarse unos años. Sin embargo, a veces, puede no ser necesario. Hay trucos de maquillaje y técnicas poco invasivas que, de manera inmediata, te ayudan a tener un aspecto mucho más juvenil. Además, son muy sencillos. ¿Cuáles son? Aquí te contamos unos cuantos buenos consejos.

Ojos

Hacer los ojos más grandes es uno de los mejores trucos para lo que se puede jugar con las sombras. Para conseguir este efecto, siempre hay que olvidarse de los tonos oscuros, siendo imprescindible utilizar los tonos más claros. Entre las mejores opciones están los rosas claros y los ocres.

También es importante cómo se aplican. Lo más recomendable es no quedarse solo en la mitad del párpado móvil porque así se logra el resultado contrario: se empequeñece el ojo.

La clave está en poner un tono rosa o marrón muy claro en toda la cuenca, llegando incluso hasta el hueso. La sombra tiene que quedar bien difuminada, llevándola de extremo a extremo del ojo. Esto hace que se agrande el ojo visualmente.

maquillaje
Igualmente, es preciso aplicar un tono claro justo en la zona del lagrimal y debajo de las pestañas inferiores, abarcando desde fuera hasta la mitad del ojo. De este modo, se logrará devolver vitalidad y luminosidad a la mirada.

Labios

Realzar los labios es un buen truco para parecer más joven porque, con el paso del tiempo, van perdiendo definición. Las infiltraciones de ácido hialurónico son una buena opción para redefinir su contorno de una forma natural.

Bases

Para parecer más joven, también hay que prestar atención a la base de maquillaje. En este caso, la clave está en elegir el mismo tono de la piel. Además, es recomendable apostar por el maquillaje nude para camuflar imperfecciones, conseguir un efecto de cara descansada y huir de la saturación de color.

Los cosméticos fundamentales son una prebase para evitar los poros abiertos y alisar la piel, un corrector de ojeras para camuflar los signos de cansancio y una base de maquillaje para disimular manchas y granitos y que, además, debe ser muy fluida para que se funda con la piel.

Y, por supuesto, iluminador para ponerlo en el centro de la frente, tabique nasal, centro de la barbilla y parte superior del pómulo. Eso sí, hay que difuminar muy bien y dar un último toque bajo el arco de la ceja para agrandar la mirada.

Artículos relacionados:

Tratamientos para una mirada más joven sin pasar por el quirófano

Pelo y maquillaje en armonía para parecer más joven

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.